Pako Ayestarán, váyase ya

Mis dudas, como la de muchos otros, sobre la llegada del técnico vasco comienzan a ser realidad. Nueve derrotas consecutivas en el campeonato liguero se convierten en mi mayor argumento. La verdad es que no comenzó nada mal. Una derrota, en el polémico día del Referéndum, por 3-0 en el Camp Nou pero con una gran lucha durante la primera mitad, llegando incluso a asustar algún que otro aficionado culé. Siguió con uno de los partidos más lamentables que haya podido ver el Estadio de Gran Canaria, derrota por 2-5 contra el Celta. Aquí comenzó el verdadero problema, mal juego del equipo, mucha desgana, y sobre todo un lavado de cara con un 0-5 hasta el minuto 80. La gente empezaba con los primeros pitos y muchas dudas. Todo se tranquilizó con la victoria en la Copa del Rey con la victoria por 1-4 ante el Deportivo de la Coruña. Pero tan sólo se trataba de un espejismo. La realidad es derrota tras derrota, de humillación en humillación y un equipo que no asoma, ni asomará, la cabeza mientras esté bajo las órdenes de Pako Ayestarán. Trece derrotas consecutivas que lleva este preparador físico disfrazado de entrenador de Primera División. Y eso que aún no estamos en carnavales.

Poca capacidad de autocrítica ha demostrado siempre. Nunca se ha resignado a decir que el juego del equipo es triste, y siempre se justifica con días de mala suerte o injusticias. Pero Pako, déjeme decirle que ya son demasiadas casualidades. Ni siquiera tras el último partido en el que el Levante nos ganó como les dio la gana y tras pitos y gritos de dimisión de resignarse. A lo largo de esta semana, el consejo de administración ratificó la continuidad del entrenador, pero en éstos últimos días, le ha comunicado que no seguirá. La directiva es de chiste. Si bien soy defensor de que gracias a Ramírez estamos en Primera División, su gestión deportiva esta temporada es lamentable. Muy inteligente ha sido el posible recambio de Ayestarán rechazando la oferta de entrenar a un polvorín donde se acaba la paciencia y aumenta el temor de volver al agujero de Segunda División. Así que Pako, le pido amablemente y en un acto de dignidad, que presente su dimisión como entrenador de la Unión Deportiva.

Jorge García Peña, estudiante del Doble Grado de Periodismo y Comunicación Audiovisual UFPC. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s