“Volverán las oscuras golondrinas”

José Ramos Ronda, Estudiante del doble grado en Comunicación Audiovisual y Periodismo. (@jose.raamos) (joseleramos7).

“Volverán las oscuras golondrinas”, decía Gustavo Adolfo Bécquer. Y así es, volverán. Ya volvieron, están volviendo y seguirán volviendo, nunca pararán de volver. Y es que la vida no es más que un ciclo repetitivo, y no podemos mirar al futuro ni entender el presente sin conocer el pasado. Todo se repite, y parece que no aprendemos.

Foto: Indibil y Mandonio, liberadores del pueblo de Lleida en la época romana.
Cedida por Carla López.

Desde hace una semana que hemos visto las imágenes de las manifestaciones en Cataluña, y han venido acompañadas de comentarios tales como “así pierden la razón”, “son delincuentes, no manifestantes” o “la violencia no les va a llevar a ningún lado”. Estos son comentarios de no conocer la historia, o de ignorarla por completo. A lo largo de la historia, todas las grandes revoluciones que estudiamos en los colegios han conllevado actos violentos, e incluso asesinatos.

La revolución francesa que a la que estamos todos tan agradecidos por haber conseguido derrocar al Antiguo Régimen, es una revolución violenta, que se cobra numerosas víctimas mortales y finaliza con la ejecución del monarca Luis XVI en plena plaza de la revolución frente a 80.000 personas. La revolución Americana también contó con múltiples bajas de guerra. Incluso aquí, en tierra nacional, la revolución del Levantamiento del 2 de Mayo, la cual consiguió liberar a España de las tropas Napoleónicas también fue violenta.

Siempre existirán comportamientos más innecesarios que otros, alguno incluso totalmente fuera de tono. Vivimos en una sociedad, y por tanto, debemos asumir que la variedad de puntos de vista existe. Un pueblo que se siente oprimido, siempre tratará por cualquier medio liberarse de esa opresión.

Existen también aquellos que defienden a los cuerpos de seguridad del Estado, alegando que están viviendo un auténtico infierno. Si bien es cierto que tienen que realizar un trabajo muy duro psicológicamente, es evidente que sus actos no están siendo muy sopesados, y si lo están siendo, siento miedo de mis propios cuerpos de seguridad. Han habido auténticas palizas a personas mayores pacíficas, porrazos a gente desarmada y con los brazos en altos y un largo etcétera de casos
de abuso del poder. Que la policía actúe con violencia cuando está siendo tratada igual, de lo contrario, no son policías, sino mercenarios.

Nadie va a defender a aquellos vándalos que aprovechan la situación para quemar puestos de trabajo, coches de personas que incluso pueden ser propios manifestantes o aquellos que sin sentido lancen adoquines a la policía. A pesar de ello, lo que está pasando en Cataluña es necesario para que el resto de España (y del mundo) entienda que una injusticia que le duele a un pueblo será motivo de no callarse y salir a protestar, hasta el final. Para que la injusticia no se siga dando, y el pueblo sea escuchado.
Volverán las oscuras golondrinas, porque volverán, sino es en Cataluña, será en Madrid, o en Valencia, en todo España, o en cualquier lugar del mundo, pero volverán. Cuando un pueblo entero se une para defender sus principios y no postrarse frente a lo que les obliguen a creer. No es vandalismo. ¡Es revolución!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s