David Rodríguez: “El fútbol es una filosofía de vida”

David Rodríguez, jugador de fútbol sala de 21 años de edad, estudia Periodismo en la Universidad Fernando-Pessoa Canarias. Le apasiona el periodismo deportivo y espera cumplir uno de sus mayores sueños: ser entrenador.

En la fotografía, David Rodríguez. Foto por Yeremi Almeida

Redacción: Álvaro Minaya Navarro

P.: ¿Qué significa el fútbol para tí?
R.: Es mi vida. Todos los aspectos de mi vida se enfocan o se relacionan con el fútbol. Mis aficiones, mis amistades y demás no serían las mismas sin el impacto e influencia de este deporte. Todo lo enlazo al fútbol. Amo el fútbol como una forma de entender la vida. Más bien, a mi me sirve como entrenamiento para la vida y reflejo de la misma, simultáneamente.

P.: ¿Tu pasión por el fútbol viene de familia?
R.: Sí. Por mi padre y mi abuelo, sobre todo. Los dos han sido fundamentales. Mi padre siempre ha sido abonado de La Unión Deportiva Las Palmas y desde que era muy pequeño me compraba equipaciones y balones. Lo he incorporado en mi personalidad. He interiorizado esos ideales de pertenencia, pasión a un equipo. No sé si estaría en donde estoy sin la inculcación de esa “vena futbolera».

P.: ¿Eres el mismo dentro y fuera del campo?
R.: Sí. El fútbol es una filosofía de vida. Lo único que cambia es mi vestimenta y que los códigos de comunicación son diferentes, pero simbólicamente sigo siendo el mismo que entró horas antes al vestuario a prepararse. Mis principios los adapto al juego, pero no cambian.

P.: ¿Cuáles son esos principios a los que te refieres?
R.: Competitividad, compañerismo, aprender a desestresarme o intentar mejorar el estado de ánimo. Me sorprende cómo el fútbol puede influir tanto en la vida y en el día a día de la gente. Puede hundirte o ilusionarte a partes iguales. Es un motor de emociones. Si se hace a conciencia, el fútbol puede ser una buena herramienta para educar en el crecimiento personal.

P.: Intuyo que te gustaría desempeñar el papel de entrenador.
R.: Entrenador. Totalmente. Disfruto de la parte táctica porque me gusta el rol de guía. Creo que tengo cualidades para ser un buen entrenador. Primero que nada, me considero una persona humilde que se preocupa por el bienestar de su entorno. También me gusta animar a los demás a conseguir sus objetivos porque al final todo esos granitos de arena se retroalimentan.

P.: Ya que hablas de retroalimentación, ¿recuerdas alguna experiencia que te haya marcado en pleno partido y haya cambiado tu perspectiva de la vida?
R.: Con 12 años presencié un ataque epiléptico de un compañero, justo a mi lado. Me quedé en shock. Era un jugador del equipo rival. Ninguno de los jugadores supo cómo reaccionar, pero estoy seguro de que todos nuestros deseos iban dirigidos a ese pobre chico. Si algo aprendí a la larga de esa experiencia desagradable, es a tener claro y saber diferenciar entre la rivalidad sana de equipo con el no querer ayudar al otro por codicia deportiva. Al final, hay que tener siempre presente que todos somos iguales. El equipo es como tu segunda familia. Si le hubiera pasado a un jugador de mi equipo, me hubiera impactado igual. La empatía en estos casos es fundamental, porque no sabes si te puede tocar a tí. Por otro lado, también aprecié más el valor de la salud y la importancia de escucharse a uno mismo y saber cuándo parar.

P.: ¿Algún comportamiento que no te haya gustado por parte de alguien relacionado con el fútbol en relación al contexto actual de pandemia?
R.: Los hinchas no están a la altura de la situación. Justo el otro día, un jugador del Real Madrid, Vinícius Júnior, marcó un gol y lo celebró con varios aficionados que estaban en la grada. Uno de los espectadores se bajó la mascarilla y se captó un momento en que parece que el jugador le estaba abrazando. La Policía Nacional intervino e interpuso una multa al jugador poco después. Al día siguiente, mostró su desacuerdo en un tweet. Creo que la gente debería ser más considerada a la hora de hacer según qué gestos, y más ahora, cuando todavía hay mucha gente pasándolo mal por esta situación. El fútbol, por mucho que guste, tiene que ser visto y vivido por lo que es: un juego. Muchas veces, nos olvidamos de eso. Me remito un poco con lo que respondí en la anterior pregunta: como todo partido, en la vida hay unas pautas de conducta a seguir para todos.

P.: Existen muchas películas que reflejan las dinámicas y sueños de un futbolista. ¿Puedes mencionar algún producto audiovisual con el que te sientas identificado al respecto?
R.: Ahora mismo se me viene a la cabeza la película ‘Gol’ (2005). Recuerdo verla varias veces de niño en el salón de casa. El mensaje de esfuerzo, superación y evolución que se desprende de la película creo que me ayudó a interiorizar los valores que más adelante empecé a trabajar cuando entré en mi primer equipo de fútbol. Si bien es verdad que no podemos controlar las circunstancias en las que nacemos y crecemos, sí podemos aferrarnos a nuestra pasión con tal de cambiar de perspectiva y buscar el cambio y el progreso en nosotros mismos y no en el entorno. Si algo me enseñó esta película, es que con esfuerzo, podré conseguir todo lo que me proponga.

P.: ¿El hecho de que estés estudiando periodismo es por la relación intrínseca que tiene con el mundo deportivo?
R.: Totalmente. Me gusta escuchar las opiniones de los tertulianos de radio y televisión sobre los partidos y la actitud de los jugadores. El periodismo deportivo es una de las principales vías de acceso a la información del sector para un amplio abanico de públicos. Es fundamental para entender los entresijos del negocio deportivo y el trabajo que hay detrás de cada partido (promoción, entrenamiento, etc.) Al final, es una manera de fusionar mis dos grandes pasiones: el deporte (concretamente, el fútbol) y el periodismo.

P.: Supongo que alguna entrevista te habrá marcado en ese sentido.
R.: La entrevista “90 minutos con Pep Guardiola” del canal Gol. La forma en que se narra la etapa más gloriosa de su carrera en el FC Barcelona es lo que más me llama la atención, en comparación con entrevistas a otros rostros conocidos del fútbol. Como mencioné antes, me gustaría llegar a ser entrenador, y en ese sentido, la explicación de Guardiola sobre su metodología de trabajo en equipo durante la entrevista, me inspira a alcanzar ese sueño.

P.: Se ve que eres un fiel seguidor de ese tipo de contenido ¿algún referente en el periodismo deportivo?
R.: En realidad, tengo varios. Me gustan Maldini, Miguel Quintana y Antoni Daimiel. Maldini yo creo que es básico para entender la base en la que se cimienta el periodismo deportivo actual; tiene un currículum extenso y es considerado uno de los padres del sector (no todo el mundo puede decirlo). De Daimiel destaco su carisma y su trabajo como comentarista de partidos de la NBA; sabe informar y entretener a partes iguales al público interesado en análisis de partidos. Miguel Quintana denota dotes para hacer periodismo, en general. Creo, humildemente, que es uno de los mejores comunicadores del país.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s