Xavier Aldekoa gana el III Premio Saliou Traoré de Periodismo

Xavier Aldekoa, a sus 40 años, es periodista especializado en temáticas africanas. Cofundador de la Revista 5w. Corresponsal de La Vanguardia y otros medios. Océano África, Hijos del Nilo e Indestructibles son libros que ha publicado, en los que recopila historias de sus vivencias. Hoy ha recibido el III premio Saliou Traoré otorgado por Casa África por su reportaje (con fotos realizadas por Alfons Rodríguez), “África: un futuro con nombres y apellidos”.

Redacción: Antonio Ramón Navarro.

En la foto Xavier Aldekoa con Antonio Ramón Navarro en su entrevista para La Voz de la UFPC.

Si algo describe a Xavier Aldekoa es su humildad. Es de esas personas que con solo cruzar dos palabras te das cuenta que es un trabajador incansable, y lo más importante, buena persona que como diría Kapunscinsky, algo primordial para ser un buen periodista. A punto de dar una conferencia para agradecer el premio que le otorga Casa África, no dudó en atendernos un rato, tiempo suficiente para conocerlo un poco mejor, y entender el gran trabajo que realiza en el continente africano. Para Aldekoa este premio es sinónimo de entender un poco más la problemática africana y darle visibilidad a la sociedad. Para este joven periodista las historias que suceden en África no son números, tienen nombres y apellidos, de ahí el nombre de su reportaje premiado.

África, es un país con patrimonios, y a la que le llegan ayudas. ¿Por qué sigue anclada económicamente, con las ayudas que llegan¿ ¿Por qué no despega?

En realidad, no es África, son Áfricas. Son 55 países con unas realidades completamente distintas. No solo entre países sino dentro de cada uno de los países. Y ahí, es verdad que hay algunos países que no avanzan, incluso retroceden. Estoy pensando en los países del Sahel, Sudán del Sur, República Centroafricana… Pero hay otros que indiscutiblemente han mejorado y están avanzando, Sudáfrica es un país mejor que hace treinta años, donde se tenía que ser racista por Ley. Botsuana es un país que avanza, Senegal y Gambia, aún con sus problemas, sigue avanzando. Creo que hay muchas Áfricas y también hay Áfricas positivas, que también es una gran noticia.

De lo que has vivido en África, ¿qué percepción tienes de ella? ¿ha cambiado tu punto de vista desde que la conoces en primera persona?

Bueno… Lo que sí creo, es que yo al principio cuando iba a África con la necesidad de encontrar respuestas. Ahora cada vez vuelvo con más preguntas. La sensación de que es un continente inabarcable, del que se puede aprender cada día. Por eso me parece tan fascinante, me parece un regalo para un periodista o para alguien curioso porque tiene muchas aristas, muchas diferencias culturales, y eso para alguien que le interese el mundo, le interese la gente…Es un tesoro.

¿A qué situación le darías prioridad?, ¿qué crees que es lo primero que hay que resolver?

Bueno, la injusticia social pero no creo que eso solo sea una situación africana. Creo que el mundo está evidentemente mal repartido, y eso deriva en otras cosas; en la pobreza, en la educación insuficiente o ineficaz, en una distribución injusta… Un abuso. Creo que esta injusticia social, es probablemente el germen de otras injusticias que acaban afectando a la vida de millones de africanos.

Hablemos de la resiliencia ¿Cómo es la capacidad de los africanos de sobreponerse ante las adversidades que padecen?

Umm, bueno… (se queda pensativo). Aquí hay que diferenciar. Hay algunas situaciones muy extremas, en las que, la verdad que el contexto no ayuda a esta posibilidad, pero sí que te encuentras en estos contextos de guerras, conflictos, epidemias… Sociedades que se apoyan unos en los otros, son comunidades muy fuertes y eso es un valor que creo que nosotros lo estamos perdiendo. Cuando las cosas vienen “mal dadas”, si notas que se adjuntan, se ayudan unos a otros, y eso creo que es lo que les empuja y les ayuda a ser más resilientes.

¿Hay ideología de comunidad?

Sí, lo que antes teníamos más aquí y se está perdiendo cada vez más.

¿Hay implicación eficaz por parte de los colectivos que intervienen en África, tanto voluntarios, trabajadores sociales, educadores sociales, partidos políticos, ¿Realmente están haciendo algo?

Ahí, no soy muy optimista porque vemos que hay organizaciones internacionales, cascos azules, organismos internacionales que intentan cambiar las cosas y nada cambia demasiado. Quizás, soy más favorable de las intervenciones de emergencia. Cuando hay algunas catástrofes y demás. Creo que sobre todo es necesario tender puentes, y eso implica hacer un trabajo allí. Pero hacer un trabajo aquí también. Entonces creo que sí hay mucha gente que hace buenas acciones, buenas historias, pero no creo que eso sea suficiente para cambiar el destino de un continente. Los cambios tienen que ser mucho más profundos e implican también un cambio de roles de los países ricos respecto a los países explotados que va mucho más allá del trabajo que puedan hacer unas personas individualmente para cambiar las cosas, que es algo positivo, pero que no debe ser la palanca de cambio porque tampoco creo que pueda serlo.

Parece que los europeos y los americanos, siempre han querido ir a solucionar los problemas en el continente africano. Tú me comentas que hay 55 Áfricas. ¿Hasta qué punto es legítimo ir allí y los europeos o americanos decirle a ellos lo que tienen que hacer?

Creo que no hay que hacerlo. Creo que hay que dejar de explotar, de abusar. Hay que romper esas relaciones desiguales injustas. Eso permite que la situación empiece a cambiar, y dejar de apoyar a élites corruptas que lo que hacen es servir a sus intereses. Entonces, ¡eso! Creo que la inacción es lo que más acción puede hacer para cambiar las cosas.

¿Crees qué ellos deben ser soberanos de sus propias materias primas?

Sí, sí, exacto, eso creo.

Embajadores como David Beckham (UNICEF), Leonardo DiCaprio (ONU) ¿Son estas colaboraciones útiles o tenemos una visión estereotipada de África?

Ósea, como cada cual se aproxima a África puede ser de diferentes maneras. A través del fútbol, la música, algún actor famoso…Pero creo que es importante ir más allá. Porque si no, te quedas en una superficie, en unas etiquetas, en una visión muy estereotipada de un continente, y eso no beneficia. Por eso, se sigue viendo esa África como si fuera una África de niños que se mueren de hambre, cuando es evidente que hoy un niño que nace en África tiene muchas más posibilidades de estudiar secundaria, que de pasar hambre. Sin embargo, seguimos con esa visión anclada de continente pobre, desvalido, y tiene que ver también con esa aproximación demasiado ligera de famosos, ONG, de organizaciones que abusan yo creo, de una imagen estereotipada del Continente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s