El calvario de Britney Spears llega a su fin

La cantante celebra a través de sus redes sociales la ansiada libertad que le fue negada durante 13 años de abuso de poder ejercido por su propio padre.

Redacción: Álvaro Minaya

Lejos quedan las persecuciones de los paparazzis, las burlas constantes sobre su físico y el polémico rapado de 2007, así como la puesta en duda de su capacidad como madre. La opinión pública le debe una disculpa a Britney Jean Spears. Ahora es su propia familia quien debe responder por partida doble: ante la sociedad y el sistema judicial estadounidense.

La tutela por la que la estrella pop, de 39 años de edad, fue privada de ejercer derechos humanos básicos y controlar sus propias finanzas e imagen, entre otros aspectos, ha cesado después de 13 años de sufrimiento en silencio. Desde que en abril de 2019 fuera ingresada contra su voluntad en una clínica de salud mental para recobrar fuerzas, “a causa de los problemas de salud de su padre, Jamie Spears”, según El País, el movimiento “#FreeBritney” volvió a resurgir en redes sociales con más fuerza.

Tras la viralización de diferentes podcasts que comenzaron a repasar la vida y carrera de la “Princesa del Pop”, el New York Times produjo el documental “Framing Britney Spears”. En el metraje, se hablaba del acoso al que fue sometida la cantante por los paparazzi, así como el escrutinio público que sufrió a raíz de su relación fallida con Justin Timberlake y Kevin Federline (el padre de sus dos hijos; Preston y Jayden James Federline, de 16 y 15 años, respectivamente). También se hacía especial hincapié en la relación con su padre, James Parnell Spears, cuyo distanciamiento y mala relación con Britney eran de sobra conocidos.

«He estado en negación, he estado en shock. Estoy traumatizada”. Según la BBC News, éstas fueron parte de las duras declaraciones que Britney ofreció en la audiencia judicial celebrada telemáticamente el pasado 23 de junio en los Ángeles, y que marcaría el curso de los acontecimientos. La corrupción perpetrada por el Sr. Spears, quien controló los 60 millones de dólares de patrimonio y la vida privada de su hija hasta el punto de prohibirle conducir y controlar todo contacto a través de cualquier dispositivo, reveló los defectos del sistema de tutelaje legal estadounidense.

Gracias al fallo emitido por la jueza Brenda Penny, el pasado 12 de noviembre, Britney Spears es, de nuevo, oficialmente, una persona libre de pleno derecho. Ahora, la también bailarina tiene planes para ser madre por tercera vez y conceder una entrevista a Oprah Winfrey. Todo ello, después de asegurar que »Anoche me tomé mi primera copa de champán», en una de sus últimas publicaciones en su perfil oficial de Instagram.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s