Xavier Aldekoa gana el III Premio Saliou Traoré de Periodismo

Xavier Aldekoa, a sus 40 años, es periodista especializado en temáticas africanas. Cofundador de la Revista 5w. Corresponsal de La Vanguardia y otros medios. Océano África, Hijos del Nilo e Indestructibles son libros que ha publicado, en los que recopila historias de sus vivencias. Hoy ha recibido el III premio Saliou Traoré otorgado por Casa África por su reportaje (con fotos realizadas por Alfons Rodríguez), “África: un futuro con nombres y apellidos”.

Redacción: Antonio Ramón Navarro.

En la foto Xavier Aldekoa con Antonio Ramón Navarro en su entrevista para La Voz de la UFPC.

Si algo describe a Xavier Aldekoa es su humildad. Es de esas personas que con solo cruzar dos palabras te das cuenta que es un trabajador incansable, y lo más importante, buena persona que como diría Kapunscinsky, algo primordial para ser un buen periodista. A punto de dar una conferencia para agradecer el premio que le otorga Casa África, no dudó en atendernos un rato, tiempo suficiente para conocerlo un poco mejor, y entender el gran trabajo que realiza en el continente africano. Para Aldekoa este premio es sinónimo de entender un poco más la problemática africana y darle visibilidad a la sociedad. Para este joven periodista las historias que suceden en África no son números, tienen nombres y apellidos, de ahí el nombre de su reportaje premiado.

África, es un país con patrimonios, y a la que le llegan ayudas. ¿Por qué sigue anclada económicamente, con las ayudas que llegan¿ ¿Por qué no despega?

En realidad, no es África, son Áfricas. Son 55 países con unas realidades completamente distintas. No solo entre países sino dentro de cada uno de los países. Y ahí, es verdad que hay algunos países que no avanzan, incluso retroceden. Estoy pensando en los países del Sahel, Sudán del Sur, República Centroafricana… Pero hay otros que indiscutiblemente han mejorado y están avanzando, Sudáfrica es un país mejor que hace treinta años, donde se tenía que ser racista por Ley. Botsuana es un país que avanza, Senegal y Gambia, aún con sus problemas, sigue avanzando. Creo que hay muchas Áfricas y también hay Áfricas positivas, que también es una gran noticia.

De lo que has vivido en África, ¿qué percepción tienes de ella? ¿ha cambiado tu punto de vista desde que la conoces en primera persona?

Bueno… Lo que sí creo, es que yo al principio cuando iba a África con la necesidad de encontrar respuestas. Ahora cada vez vuelvo con más preguntas. La sensación de que es un continente inabarcable, del que se puede aprender cada día. Por eso me parece tan fascinante, me parece un regalo para un periodista o para alguien curioso porque tiene muchas aristas, muchas diferencias culturales, y eso para alguien que le interese el mundo, le interese la gente…Es un tesoro.

¿A qué situación le darías prioridad?, ¿qué crees que es lo primero que hay que resolver?

Bueno, la injusticia social pero no creo que eso solo sea una situación africana. Creo que el mundo está evidentemente mal repartido, y eso deriva en otras cosas; en la pobreza, en la educación insuficiente o ineficaz, en una distribución injusta… Un abuso. Creo que esta injusticia social, es probablemente el germen de otras injusticias que acaban afectando a la vida de millones de africanos.

Hablemos de la resiliencia ¿Cómo es la capacidad de los africanos de sobreponerse ante las adversidades que padecen?

Umm, bueno… (se queda pensativo). Aquí hay que diferenciar. Hay algunas situaciones muy extremas, en las que, la verdad que el contexto no ayuda a esta posibilidad, pero sí que te encuentras en estos contextos de guerras, conflictos, epidemias… Sociedades que se apoyan unos en los otros, son comunidades muy fuertes y eso es un valor que creo que nosotros lo estamos perdiendo. Cuando las cosas vienen “mal dadas”, si notas que se adjuntan, se ayudan unos a otros, y eso creo que es lo que les empuja y les ayuda a ser más resilientes.

¿Hay ideología de comunidad?

Sí, lo que antes teníamos más aquí y se está perdiendo cada vez más.

¿Hay implicación eficaz por parte de los colectivos que intervienen en África, tanto voluntarios, trabajadores sociales, educadores sociales, partidos políticos, ¿Realmente están haciendo algo?

Ahí, no soy muy optimista porque vemos que hay organizaciones internacionales, cascos azules, organismos internacionales que intentan cambiar las cosas y nada cambia demasiado. Quizás, soy más favorable de las intervenciones de emergencia. Cuando hay algunas catástrofes y demás. Creo que sobre todo es necesario tender puentes, y eso implica hacer un trabajo allí. Pero hacer un trabajo aquí también. Entonces creo que sí hay mucha gente que hace buenas acciones, buenas historias, pero no creo que eso sea suficiente para cambiar el destino de un continente. Los cambios tienen que ser mucho más profundos e implican también un cambio de roles de los países ricos respecto a los países explotados que va mucho más allá del trabajo que puedan hacer unas personas individualmente para cambiar las cosas, que es algo positivo, pero que no debe ser la palanca de cambio porque tampoco creo que pueda serlo.

Parece que los europeos y los americanos, siempre han querido ir a solucionar los problemas en el continente africano. Tú me comentas que hay 55 Áfricas. ¿Hasta qué punto es legítimo ir allí y los europeos o americanos decirle a ellos lo que tienen que hacer?

Creo que no hay que hacerlo. Creo que hay que dejar de explotar, de abusar. Hay que romper esas relaciones desiguales injustas. Eso permite que la situación empiece a cambiar, y dejar de apoyar a élites corruptas que lo que hacen es servir a sus intereses. Entonces, ¡eso! Creo que la inacción es lo que más acción puede hacer para cambiar las cosas.

¿Crees qué ellos deben ser soberanos de sus propias materias primas?

Sí, sí, exacto, eso creo.

Embajadores como David Beckham (UNICEF), Leonardo DiCaprio (ONU) ¿Son estas colaboraciones útiles o tenemos una visión estereotipada de África?

Ósea, como cada cual se aproxima a África puede ser de diferentes maneras. A través del fútbol, la música, algún actor famoso…Pero creo que es importante ir más allá. Porque si no, te quedas en una superficie, en unas etiquetas, en una visión muy estereotipada de un continente, y eso no beneficia. Por eso, se sigue viendo esa África como si fuera una África de niños que se mueren de hambre, cuando es evidente que hoy un niño que nace en África tiene muchas más posibilidades de estudiar secundaria, que de pasar hambre. Sin embargo, seguimos con esa visión anclada de continente pobre, desvalido, y tiene que ver también con esa aproximación demasiado ligera de famosos, ONG, de organizaciones que abusan yo creo, de una imagen estereotipada del Continente.

Yeremi Almeida: «Quiero dar voz a quien no la tiene»

Yeremi, a sus 18 años asegura ser un apasionado de la moda y la fotografía. Estudia el Doble Grado en Comunicación Audiovisual y Periodismo en la UFPC y tiene un objetivo claro: mostrar al mundo la realidad en la que vivimos y combinar sus estudios con sus aficiones para convertir el mundo en un lugar mejor.

Redacción: Gabriel Melián @gabriimeliaan17. Estudiante del Doble Grado en Comunicación Audiovisual y Periodismo en la UFPC.

¿De dónde viene tu pasión por la moda?

Mi pasión de la moda viene desde que era muy pequeño. Me he criado en un ambiente femenino con mi madre, mi hermana y mi tía y siempre me gustaba ir de compras o ver la ropa que llevaban, aunque ahora no me guste su estilo. También viene porque cuando era pequeño, mi prima y yo, nos pasábamos la tarde en el ordenador viendo videoclips, películas y alfombras rojas para comentar la estética de las celebridades. Ya más grande, poco a poco, fui investigando y aprendiendo cultura básica de la industria como los diseñadores, piezas icónicas, pasarelas, revistas y grandes personas del mundillo. En realidad, me ha gustado desde siempre.

¿Te gustaría dedicarte a ello?

A los 12 años descubrí que otra de mis pasiones era el arte, en especial la fotografía. A partir de ahí quedaba con mis amigas para sacarles fotos o simplemente iba por la calle sacando fotos a pequeños detalles o situaciones que me llamaban la atención. Cuando me compré mi primera revista Vogue me di cuenta que para trabajar de la moda no hacía falta ser diseñador o modelo. Vi que los periodistas y fotógrafos también se dedicaban al mundo de la moda. Pues a partir de ahí decidí combinar mis gustos y estudiar esta profesión. Obviamente me gustaría trabajar como fotógrafo haciendo editoriales o campañas publicitarias a la misma vez que de periodista de moda. Pero en realidad sé hablar de más cosas a parte de moda. Me interesa la sociología, la cultura, el arte y aunque no sea un experto, también puedo hablar de política e ideologías. Así que no me cierro solo a la moda. También me gustaría ser fotoperiodista, en general.

¿Dónde te ves trabajando en el futuro?

No sabría decirte, porque el futuro es algo intangible, pero me gustaría estar trabajando en algo que verdaderamente me llenase y en algo en lo que nunca parezca una rutina, sino que siempre esté con proyectos nuevos de los que pueda aprender cosas nuevas y vivir experiencias. También me gustaría trabajar fuera alguna temporada, como por ejemplo en Italia o Reino Unido, para conocerme mejor y saber cómo me desenvuelvo. También creo que aquí no existen muchas oportunidades para trabajar en lo que realmente me gusta. Puede que me equivoque, pero creo que fuera tendría más oportunidades.

Ahora que mencionas estos sitios, ¿dónde sería tu lugar idílico para vivir?

Estoy a gusto en Gran Canaria, pero también me gustaría pasar un tiempo fuera para conocerme un poco más y ver cómo me desenvuelvo, en Barcelona o Italia.

Respecto a tu afición a la fotografía, ¿has podido mostrar al mundo lo que haces? ¿Tienes alguna foto premiada, algún lugar donde compartas tus creaciones…?

Ojalá, pero de momento no he tenido la oportunidad, o a lo mejor el valor de presentarme a algún concurso, publicarlas o exponerlas en algún lugar. No conozco muchas personas que compartan mis gustos por el arte, así que puede que no me atreva porque me da la sensación de que nadie valoraría mis fotografías. Simplemente, y de vez en cuando, comparto alguna foto en mis redes sociales.

¿Tienes algún referente en el mundo de la fotografía o la moda?

Como fotógrafos me gusta mucho Philippe Halsman, Sebastiao Salgado, Franco Fontana, Brian Duffy, Elliot Erwitt, Philippe Halsman y Richard Avedon. Pero el fotógrafo que más me gusta es David Lachapelle. Me encanta porque siempre se está renovando. Sus fotos nunca son iguales a las anteriores y también me encanta la forma en que combina el arte clásico con la fotografía. En cuanto a moda, mis diseñadores favoritos son Versace, Alexander McQueen, Mugler, Balenciaga y muchos otros diseñadores no tan conocidos. Pero mi icono de la moda es Rihanna.

Mencionas algunos nombres muy conocidos en el mundo de la moda, como Versace o Balenciaga. Con respecto a esto, ¿qué es para ti tener estilo?

Para mí, tener estilo significa vivir más allá de la realidad y de lo práctico de las cosas. Tener estilo no significa tener un Chanel 2.55, conocer mucha gente o salir de fiesta. Diría que tener estilo es ser una persona auténtica consigo misma, capaz de disfrutar con su propia compañía, una persona que escucha cuando otros hablan, que es abierta, sonríe, ama y entiende. Se nota que una persona tiene estilo cuando está bien consigo misma y no pretende ser algo que no es.

Decías antes que estudias el Doble Grado en Comunicación Audiovisual y Periodismo y que además te encanta la fotografía. ¿Qué relación encuentras?

La fotografía y el periodismo, en cierto sentido, tienen la función de informar. Además, suelen ir de la mano. Creo que una combinación de ambas disciplinas es perfecto para dar voz a personas que quieren ser escuchadas o que siempre han sido mal vistas por la sociedad. Simplemente creo que es la forma en que puedo mostrar al público la realidad.

Pongamos por un momento un mundo ficticio en el que no existieran las cámaras. ¿A qué te dedicarías entonces?

Sería una situación difícil para mí, porque yo me expreso mejor de forma visual. Pero supongo que haría lo que se hacía antes de que existiera la fotografía. Simplemente continuaría dibujando, como también he hecho hasta ahora. Supongo que también intentaría plasmar la historia de las personas, mediante la escritura, aunque no logre expresarme tan bien como me gustaría.

¿Por qué consideras tan importante contar las historias de las personas?

Desde siempre me ha gustado escuchar a las personas y aprender de sus historias. Además, creo que los medios de comunicación son un gran altavoz para denunciar las injusticias y reivindicar derechos. Por eso quiero dar voz a quien no la tiene, para darles la oportunidad de hacerse ver y acabar con la “normalidad”

Alberto: ”Personalidad humana y deportista”

Alberto es un joven de 18 años, natural de la capital grancanaria. Se considera familiar y leal, lo que le hace ser servicial con sus seres queridos. Sus ojos azules reflejan la ilusión de lo que cuenta. Estudiante del Doble Grado en Comunicación Audiovisual y Periodismo comparte su tiempo con su equipo de fútbol, con el que juega desde muy pequeño.

Redacción: Antonio Navarro. Estudiante del Doble Grado en Comunicación Audiovisual y Periodismo en la UFPC.

1) ¿Cuáles son tus expectativas al iniciar el Doble Grado?
Pues disfrutar y aprender lo máximo, ya que desde pequeño me atrae el periodismo y en cuanto a la comunicación audiovisual pienso que es un buen complemento.

2) ¿Qué te gustaría mejorar académicamente?
Me gustaría terminar de sacarme el certificado de inglés y en cuanto al reto no me preocupa porque es dedicarle tiempo para sacarlo adelante.

3) ¿Cómo crees que te verás al finalizarlo?
Con muchos aprendizajes sobre este mundo y buscando empleo para poder poner en práctica mis conocimientos.

4) ¿Te preocupa o inquieta manejar la incertidumbre?
Es inevitable pasar por los miedos e inseguridades que genera la incertidumbre sobre todo cuando experimentamos cambios en nuestra vida, pero es necesario saber controlar esas situaciones para poder afrontar los retos que te propongas.

5) ¿Confías en tus aptitudes para el manejo de la misma?
Sí que confío en mis aptitudes, aunque siempre se aprende algo nuevo o simplemente necesitas mejorar en algo, pero bueno en eso se basa el progreso.

6) ¿Te gustaría ayudar o colaborar con colectivos desfavorecidos?
Claro, de hecho, es algo que en mi colegio me han inculcado, yendo a comedores sociales, jugando al fútbol con niños con síndrome de Down o visitando residencias de ancianos, siempre es satisfactorio ayudar o apoyar a alguien que lo necesita.

7) ¿En qué modo lo harías? Voluntariado, donaciones, enseñando deportes, etc.
Pues de las que has nombrado me gustaría probar las donaciones de sangre, porque va destinado a personas que tienen su vida en riesgo y sirve de gran ayuda.

8) De tus familiares, amigos íntimos y del fútbol, ¿Con qué referencias te quedas de cada uno de ellos?
De mi familia me quedo con mis padres por los valores que me han inculcado y porque siempre están ahí apoyándome. A mis amigos los trato a todos por igual, si es verdad que con algunos puedes tener más confianza, pero no los tengo como referentes. En el fútbol me quedo con Cristiano Ronaldo por su inteligencia emocional y manejo de situaciones de máxima presión e insaciable esfuerzo de superación.

9) ¿Por qué elegiste el fútbol y no otro deporte?
Porque empiezas jugando en el patio del recreo donde haces tus amigos y acabas federándote con ellos, además de que siempre lo he consumido tanto por la tele como jugando a videojuegos.

10) ¿Si fueses a un Mundial o Eurocopa de fútbol u Olimpiadas, etc.? ¿A quién te gustaría llevar?
A mis amigos porque sé que les haría mucha ilusión ver un evento de esta magnitud y creo que sería bonito para nosotros.

Gabriel Melián: ¿Físico o emocional?

A sus 17 años, Gabriel, estudiante del doble grado de Periodismo y Comunicación Audiovisual, sueña con ser comentarista. Durante la entrevista nos da una lección deportiva. «El deporte va más allá de fortalecer nuestro cuerpo, consiste en ejercitar la mente, para así alcanzar nuestro bienestar emocional».

En la imagen, Gabriel Melián. Fotografía por Yeremi Almeida.

Redacción: Yeremi Almeida. Estudiante del Doble Grado en Comunicación Audiovisual y Periodismo en la UFPC.

¿Cuál fue el momento exacto en el que descubriste que querías ser comentarista? No sabría decir el momento exacto en el que lo descubrí. Más bien se trata de un proceso que empezó desde mi infancia, cuando me di cuenta que disfrutaba hablando delante de una cámara. Ya más grande, cuando empecé a ver Fórmula Uno, descubrí que comentar lo que te gusta, y a la misma vez transmitir a la gente lo que estás viendo –con tus propias palabras– es algo bonito que hace que a la gente le guste mucho más lo que escuchan, ya sea un partido o una carrera, porque saben que lo estás dando todo y lo viven contigo. Realmente surgió de ahí.

¿Has vivido alguna experiencia como comentarista? Sí, he ido probando e intentado abrirme un camino por ahí. Una vez unos amigos míos organizaron un campeonato virtual de rally y fui yo quien puse voz a la carrera. Ellos organizaron el evento y a mí me dejaron la parte más visual. Nos fue bastante bien. Nuestro campeonato llegó a ser importante a nivel de Canarias, incluso muchos de los pilotos que participaron en el campeonato virtual de la Federación Española de Rally, también corrieron en nuestro evento. Todo fue gracias a que nos lo curramos mucho. Yo estaba allí dándole caña mientras mis amigos me acompañaban y a la gente le encantaba cómo lo hacía. De hecho, uno de los jefes contactó conmigo diciéndome que quería que participara en otros campeonatos con un equipo profesional, pero sentí que no era mi momento y tampoco iba a dejar tirados a mis amigos. La experiencia fue increíble. Lo que más me gustó fue que la gente valorara mi trabajo. En ese momento me di cuenta que eso era lo mío, porque vi que era capaz de desenvolverme.

¿Alguna vez no has sentido la suficiente confianza y seguridad en ti mismo que se necesita para ser comentarista? Obviamente. Cuando estaba en el colegio y empezando el instituto era bastante vergonzoso porque no confiaba en mí. Tampoco se qué fue lo que me hizo cambiar, pero empecé a soltarme más con la gente. Últimamente he estado más a gusto conmigo mismo. Ahora mis amigos me dicen que desprendo buena vibra. Pero es verdad que han habido épocas en las que no me he sentido igual que ahora. He estado trabajando para llegar a este punto de confianza y amor propio.

Sé que inviertes tiempo en el gimnasio ¿Crees que sigue habiendo comparaciones y competitividad con respecto al físico en el gimnasio? En mi gimnasio los que tienen más experiencia ayudan a los nuevos, aunque está claro que siempre va a haber comparaciones y alguien que intente ser mejor que los demás. Pero cada vez se ve menos ese ambiente en el gimnasio. La gente va a trabajar en ellos mismos, les da igual que levantes más pesas que ellos o te pongas más fuerte. Realmente todos tienen sus problemas encima, como para ponerse a compararse con los demás. Además, no es sano y te destruye por dentro. Tú tienes que marcar tu propio objetivo y cuidarte, porque al final siempre te quedas contigo mismo. Así que, mejor trabajar primero en ti como persona y luego empezar a marcarte objetivos físicos. Tenemos que superarnos a nosotros mismos y no compararnos con los demás.

¿La belleza es una cuestión física, mental o ambas? No sería capaz de definirla. No tengo prototipos, pero también creo que lo primero que entra por los ojos es el físico. Creo que se trata de un proceso en el que influyen ambos aspectos. Si lo de dentro no funciona, lo de fuera pierde valor. En cambio, si te gusta el físico y la personalidad, ahí está la verdadera belleza.

¿Crees que te podría gustar alguien simplemente por su personalidad? Puede pasar, pero yo creo que tu pareja te tiene que gustar en ambos sentidos. Aunque, es cierto que la personalidad puede tener más peso, porque al final, el físico desaparece y nos quedamos juntos porque nos gusta la personalidad del otro.

¿La motivación para ir al gimnasio, es una cuestión física o emocional? Ambas cosas en realidad. Primero porque sientes que algo dentro de ti te dice que te gusta lo que estás haciendo y mentalmente ayuda un montón. El físico al final también influye, pero no puede ser el objetivo principal. Mi objetivo es disfrutar de las ventajas que te puede ofrecer el deporte, tanto físicas como mentales. No consiste en cumplir una meta, sino disfrutar del proceso.

¿Por qué crees que la gente se rinde en el gimnasio? Mucha gente se estanca porque se centra en el camino que le queda para llegar a su objetivo, en vez de valorar lo que han ido consiguiendo. Si miras tu camino verás lo que eres capaz de hacer y de lo que podrás llegar a ser capaz. En definitiva, la gente se rinde porque se pone objetivos a largo plazo y termina frustrándose. Incluso los que logran ese objetivo tan difícil, luego se estancan porque no saben cuál es su siguiente meta. Sin embargo, si disfrutas del proceso, nunca vas a tener un límite.

¿Cuál ha sido la peor situación en la que te has visto? He tenido la suerte de que no me ha tocado vivir malas experiencias. Sin embargo, hace mucho tiempo yo no me sentía bien conmigo mismo, en el sentido de que soy una persona que piensa mucho las cosas y eso realmente tiene un lado malo, porque te machacas mucho. Entonces, durante la cuarentena me di cuenta de que tenía que cortar por lo sano. Tenía que cambiar y ahora lo estoy consiguiendo.

Para terminar ¿Qué resaltarías de tu personalidad? Cada vez confío más en mí y, aunque a la hora de hacer algo analizo mucho las consecuencias que van a tener mis actos, también tomo decisiones en base a mis sentimientos. Si lo siento, lo voy a hacer.

Álvaro Minaya: “Con 9 años cumplí uno de mis sueños, interpreté a uno de los hijos del Capitán Von Trapp en el musical Sonrisas y Lágrimas”

Con una mirada dulce sueña con ser director de cine, Álvaro Minaya, a sus 19 años tiene claro cuál será su futuro. Estudiante en la Universidad Fernando Pessoa Canarias y desde muy pequeño relacionado con el mundo del espectáculo. Con 9 años cumplió uno de sus sueños: participar en el musical de Sonrisas y Lágrimas.

Redacción: David Rodríguez. Estudiante de Periodismo en la UFPC.

P. Respecto a tu experiencia en “Sonrisas y Lágrimas”, ¿Podrías contarme cómo lo viviste y que ha significado para ti?

R. Al principio como si fuera un juego, por el tema de castings y demás, ya que tuve que pasar unos 4 castings en 2 meses, como siempre era por la tarde después del colegio, pues era como una actividad extraescolar. El día que me cogieron fue casi empezando las navidades y ni me lo creía, iba a actuar en el teatro Pérez Galdós y justamente me tocó en la semana de estreno. Fue cumplir el sueño de mi vida con 9 años.

P. El musical “Sonrisas y Lágrimas” en Gran Canaria fue líder en ventas de entradas, con el Teatro Pérez Galdós lleno hasta arriba ¿Te resultó positivo o negativo el salir y ver a tanta gente? 

R. Siempre fue positivo, cuando lo veía lleno, más arriba me venía, aunque fuese mi primera experiencia en el mundo del teatro, supe lidiar con la presión y saber usarla para mejorar mi actuación. 

P: Eras muy pequeño cuando cumpliste uno de tus sueños, ¿con qué sueñas ahora?

R: Sin ninguna duda, triunfar en el mundo del cine, me da igual en que ámbito, solo sé que quiero dedicarme a algo relacionado con el mundo del cine ¡sueño con eso!

P. En relación a lo anterior, ¿película que más te haya inspirado?

R. No podría quedarme solamente con una, pero podría nombrarte películas como “Los Otros” del director Alejandro Amenábar, “Desayuno con diamantes” y “La chica danesa” de Tom Hooper.

P. ¿Cuál es tu director de cine favorito?

R. Si tuviera que escoger, sin duda, sería Almodóvar. Me parece impresionante como puede meter tantos géneros en una sola película, me parece el director más versátil y eso me encanta.

P. ¿Y tu actor favorito?

R. Mi actor favorito es Jhonny Deep, pero también me gusta mucho Eddie Redmyne. Los doblajes y la forma de actuar de Jhonny Deep me parece impresionante y desde siempre ha sido un personaje del cine que me ha inspirado mucho.

P. ¿Cuál es el género de cine que más te llama?

R.  Me quedaría con las películas de terror

P. ¿Te ha causado alguna trifulca familiar el querer estudiar algo relacionado con el cine?

R. Muchas, porque he sido un poco indeciso a la hora de elegir lo que estudiar, por lo tanto, cuando le dije a mis padres lo que de verdad quería estudiar les chocó un poco al principio, pero luego me mostraron todo su apoyo.

P. ¿Tienes alguna otra pasión aparte del mundo del cine?

R. Aparte del cine, me apasiona el mundo del teatro y de la lectura, como ya comenté, participé en el musical de “Sonrisas y Lágrimas” y fue una de las mejores experiencias de mi vida.

P. Ahora con respecto al por que estás estudiando este doble grado ¿Te llama más el mundo del periodismo o de la comunicación audiovisual?

R. Me llama más el mundo de la comunicación audiovisual, aunque no me importaría trabajar en el mundo del periodismo, ya que me gusta el periodismo de festivales. Yo con entrevistar a un gran actor o director sería muy feliz.

P. El mundo del cine en nuestro país siempre ha sido muy criticado y ha tenia altos y bajos ¿En qué punto crees que se encuentra?

R. Creo que a nivel internacional siempre ha tenido gran prestigio, pero siempre ha sido por personas como Almodóvar, Penélope Cruz o Antonio Banderas. Ahora mismo es un buen momento para el cine español, ya que hay muchas películas triunfando a nivel internacional.

P. ¿Qué esperas en tu nueva experiencia en la universidad Fernando Pessoa Canarias?

R. Conocer a gente que me aporte en lo personal y en lo profesional. Hacer de esta carrera algo ameno y el poder trabajar de lo que me gusta, que es mi principal objetivo.

Los inicios de una futura periodista

Ana Cabello de 18 años, estudiante de primer curso del doble grado en periodismo y comunicación audiovisual en la Universidad Fernando Pessoa Canarias. Su modelo a seguir en el periodismo es Sara Carbonero.

Redacción: Adolfo González

De pequeña querías ser dependienta de El Corte Inglés, ¿por qué?

Ana cuenta el sueño que tenía de pequeña, “de pequeña quería ser dependienta de El Corte Inglés”, “cogía una mesa y una calculadora y jugaba con mis padres como si ellos fueran los clientes”. Pero al pasar el tiempo, se aficionó al fútbol al igual que a otros deportes, por eso eligió periodismo, “el periodismo es la profesión ideal para mis gustos”, y por la parte audiovisual comenta que le gustaría mejorar en ese aspecto, “es un mundo nuevo”.


Y con estos estudios, ¿a qué te gustaría dedicarte?

Explica que le gustaría ser periodista “me gusta el estilo de Sara Carbonero”, aunque comenta que “no me importa estar delante o detrás de una cámara”, ya que le gustan todos los aspectos de la profesión, “yo me adapto”. Además no cierra otras puertas para especializarse en diferentes aspectos, “el periodismo deportivo me encanta, pero me he replanteado estudiar algún máster en economía o política”. También tuvo la oportunidad de participar en el periódico y poder ver cómo funciona.

¿Esa afición por el fútbol proviene de familia?

Ana afirma que proviene de familia, “de ir a ver jugar a mi hermano”. Aunque también su padre y primos juegan a ello. Por otra parte, relata que le gusta más verlo que jugarlo “me gusta pero no se me da bien, pero no rechazo jugarlo”.

¿Qué relación tiene tu hermano con el fútbol?

Siempre ha jugado al fútbol desde pequeño “jugó toda la vida en el Claret”. Aunque nos expresa que dejó de jugarlo para centrarse en los estudios, “le llamaron del Mensajero, pero lo rechazó debido a los estudios”. Aunque el Mensajero no fue el único club que rechazó, “rechazó jugar en la Unión Deportiva Las Palmas”.

¿Sigue jugando tu hermano al fútbol a día de hoy?

Relata que su hermano dejó el fútbol como federado hace unos años, pero sigue jugando con sus amigos. A día de hoy, “después de su carrera futbolística, ahora es enfermero como mi madre”. Es un trabajo duro debido a la Covid-19, ya que “lo tuvimos que confinar”.

¿Has practicado alguna vez algún deporte a nivel federado? ¿Cuál?

“Si. Practiqué volleyball en el Claret durante 10 años, pero el ambiente era malo y el club no lo estaba haciendo bien”, nos cuenta Ana. La relación con las compañeras era mala, e incluso, con la entrenadora, “siempre tiraba por sus favoritas, no porque las que más entrenaban”.

¿Tuviste alguna experiencia mientras jugabas al volleyball?

Ana nos dice que llegó a jugar un partido con la selección canaria “llegué a jugar un partido con la selección canaria en mi mejor etapa”, y a nivel de clubes “tuve una época en la que jugué todos los partidos en una temporada”. Pero no todo es bueno, las relaciones entre compañeras no era la mejor “llevamos esa mala relación al campo y se reflejó en los resultados”.

¿Ese mal ambiente entre compañeras a qué se debe?

Ana nos comenta que el mal ambiente se debe a “las favoritas de la entrenadora” o incluso por “envidia”. Además dice que casi se pierden el poder ir a ciertos torneos como el “campeonato de Canarias” o los “juegos EMDE” debido a ese mal ambiente. Pero al pasar el tiempo pudieron arreglarlo y poner fin a ello “a día de hoy ya está todo bien con ellos”.

En esos torneos que mencionaste, ¿jugaron bien o el mal ambiente seguía por ese entonces y les llevó a jugar mal?

Ana expresa que ese mal ambiente lo llevaron al campo, “en el campeonato de Canarias quedamos subcampeonas por las peleas dentro del campo” y “en el campeonato de España quedamos 10a por culpa de esas peleas”, pero que pudieron arreglarlo y obtuvieron mejores resultados, “en los Juegos EMDE ese año quedamos campeonas”.

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

“Me gusta tener tiempo para mí misma y hacer cosas que me gustan”, nos dice Ana. Ella misma se define como una persona organizada, ya que intenta llevar todo al día, “no me gusta dejar las cosas para el final porque me estreso”.

Ángela: ”La monotonía me aburre, necesito un cambio constante”

Ángela necesita cambios en su vida, no puede hacer siempre lo mismo y considera que conocer cosas nuevas es la esencia de nuestro día a día. Su futuro se lo imagina con continuas transformaciones. Desde siempre le ha gustado indagar e investigar lo desconocido. Además, su recorrido por la vida le ha enseñado que la variación trae consigo aspectos positivos y enriquecedores.

En la imagen, Ángela. Fotografía por Yeremi Almeida

Redacción: Noelia Mendoza del Rosario.

1-Ángela, tu vida tiene que ser un continuo cambio, de ahí que te atraiga el mundo del periodismo. ¿Ha sido esa tu principal motivación?

Sí, una de las razones por las que decidí que quería dedicarme a esta profesión fue esa. No me imagino en un futuro en el que tenga que hacer siempre lo mismo o estar sentada en una oficina, como los trabajos habituales, sino todo lo contrario. El periodismo se enfoca en la actualidad y esta cambia todos los días, por lo que creo que  esta sería la profesión ideal para experimentar cambios y que no sea una actividad uniforme. La monotonía me aburre, necesito un cambio constante.

2- Eres natural de Tenerife, isla donde también podrías estudiar la carrera de Periodismo, ¿por qué elegiste estudiar en Gran Canaria?

Siempre tenía claro que me quería ir a estudiar fuera de la isla, aunque es cierto que me podría haber quedado en Tenerife, porque como bien dices el grado en periodismo también está allí, pero creo que si decides empezar una nueva etapa, como es la universidad, tienes que empezarla de cero, con todo lo que esta conlleva, conocer gente o independizarte. En un principio me quería ir a Sevilla, pero la nota era demasiado alta y no conseguí entrar, así que descubrí esta universidad y me vine aquí.

3-Entoces tu visión era irte a la península, ¿por alguna razón no querías quedarte en canarias? 

Tenía pensado irme fuera para cambiar un poco de aire y que todo fuera más diferente, pero bueno, como no se pudo pues me quedé aquí, que también estoy contenta. Al fin y al cabo Gran Canaria es prácticamente igual que Tenerife, así que no estoy notando tanto el cambio. A pesar de esto, es cierto que estoy muy ilusionada y por ahora me está gustando bastante. En la residencia en la que me quedó me están acogiendo súper bien y en la universidad también siento el ambiente como en casa. Así que por ahora creo que la elección fue acertada y no me arrepiento de haberme venido aquí.

4-Como veo estás contenta con la carrera, ¿siempre tuviste esta elección tan clara?

No, siéndote sincera mi vocación por el periodismo no es desde siempre. Nunca tenía claro lo que realmente me gustaba o a lo que me quería dedicar en un futuro, lo único que sí tenía claro es que mi profesión no iba por la rama científica y que, como te he comentado, quería algo que me hiciera cambiar todos los días, pero no encontraba lo que realmente me motivaba. Un día estaba en instagram y vi una historia de una conocida trabajando como presentadora de televisión canaria,  me entró la curiosidad y me empecé a informar. Desde ese momento tuve claro que eso era lo que quería hacer y en lo que me veía en un futuro.

5-Y si en ese momento no habrías visto esa publicación, ¿dónde crees que estarías o que te habría gustado hacer aparte de esto?

Es cierto que carreras como ADE o trabajo social me llamaban bastante la atención, pero sin ninguna duda lo que más me hubiera gustado hacer es algo relacionado con el baile. Yo estuve seis años en  academias de baile y me encantaría poder vivir de ello algún día, pero siendo realista poder comer con el baile es algo muy complicado, tienes que tener mucha suerte, medios y contactos para poder vivir con ello.

6Me dijiste que estuviste seis años en academias ¿en cuántas estuviste?, porque sé que en el mundo del baile la rivalidad es muy frecuente.

Estuve cinco años en una academia que se llama sigma, y la verdad es que fue una experiencia muy bonita, estábamos muy unidas y éramos como una segunda familia. Pero llegué a un punto en el que quise avanzar en el baile y buscar algo más, y en esta no sentía que podía lograr lo que en ese momento estaba buscando, ni completar la meta a la que quería llegar. Entonces, en ese punto decidí cambiarme de academia, y como tu bien dices, en este mundo la rivalidad prima, y al irme a la competencia, por así decirlo, no les gustó y la relación con ellas cambió por completo. 

7-El baile es una forma de transmitir todo lo que sientes, ¿en algún momento te ha ayudado a superar alguna situación complicada o  a te has refugiado en él?

Sí, la verdad es que en todo momento me ha ayudado. Siempre que he estado mal, bailar me he evadido de la realidad, es un medio para expresar lo que siento sin palabras y creo que eso es lo que más me gusta de bailar.  Siempre que he estado en un momento difícil y tenía clases de baile era un alivio, porque sabía que por lo menos en ese momento, podía refugiarme bailando y hacía que me sintiera mejor. 

8- Y del mismo modo, me estoy dando cuenta que tienes varios tatuajes. Estos son, como la danza, una manera de comunicar algo, ¿Tienes alguno con el que expreses algún momento o etapa importante de tu vida?

Te voy a hablar de mi tatuaje más significativo, lo tengo en la espalda y son cuatro rosas, desde el capullo hasta que termina de florecer. Para mí significa el cambio y el mejorar como persona. Pienso que las personas estamos en constantes cambios y que estos deberían ser a mejor para poder florecer. También es que yo acabé una etapa de mi vida que me enseñó mucho y me hizo mejorar y cambiar como persona, y fue por eso que me lo tatué.

9– Por tus gustos en el baile o los tatuajes puedo llegar a entender que eres una persona segura de ti misma y que te gusta expresar en todo momento lo que sientes, ¿es cierto?  

Todo lo contrario la verdad, con respecto a que soy segura en mi misma, no lo soy. Siempre he tenido complejos conmigo misma que no me hacen sentirme segura y podertener esa seguridad plena en mí, es más tengo un tatuaje que expresa eso, el amor propio, ya que creo que debería tener mucho más amor propio para poder tener seguridad. Respecto a que me gusta expresar lo que siento es otro no, he de decir que antes no era así, pero me he vuelto una persona que prefiere callarse sus problemas, tampoco quiero estar preocupando a la gente cercana, por ello me lo ahorro y gestiono mis problemas yo misma.

10- Como veo, en cierta parte, eres una persona que no te gusta expresar con palabras lo que sientes ¿crees que esto sería un factor positivo para el periodismo?

Pienso que en cierta manera puede ser algo positivo ya que en el periodismo se debe ser una persona muy objetiva, y yo al no expresar mis sentimientos con normalidad, es menos probable que mezcle la objetividad que debemos tener con la subjetividad de mis pensamientos y emociones.

David Rodríguez: “El fútbol es una filosofía de vida”

David Rodríguez, jugador de fútbol sala de 21 años de edad, estudia Periodismo en la Universidad Fernando-Pessoa Canarias. Le apasiona el periodismo deportivo y espera cumplir uno de sus mayores sueños: ser entrenador.

En la fotografía, David Rodríguez. Foto por Yeremi Almeida

Redacción: Álvaro Minaya Navarro

P.: ¿Qué significa el fútbol para tí?
R.: Es mi vida. Todos los aspectos de mi vida se enfocan o se relacionan con el fútbol. Mis aficiones, mis amistades y demás no serían las mismas sin el impacto e influencia de este deporte. Todo lo enlazo al fútbol. Amo el fútbol como una forma de entender la vida. Más bien, a mi me sirve como entrenamiento para la vida y reflejo de la misma, simultáneamente.

P.: ¿Tu pasión por el fútbol viene de familia?
R.: Sí. Por mi padre y mi abuelo, sobre todo. Los dos han sido fundamentales. Mi padre siempre ha sido abonado de La Unión Deportiva Las Palmas y desde que era muy pequeño me compraba equipaciones y balones. Lo he incorporado en mi personalidad. He interiorizado esos ideales de pertenencia, pasión a un equipo. No sé si estaría en donde estoy sin la inculcación de esa “vena futbolera».

P.: ¿Eres el mismo dentro y fuera del campo?
R.: Sí. El fútbol es una filosofía de vida. Lo único que cambia es mi vestimenta y que los códigos de comunicación son diferentes, pero simbólicamente sigo siendo el mismo que entró horas antes al vestuario a prepararse. Mis principios los adapto al juego, pero no cambian.

P.: ¿Cuáles son esos principios a los que te refieres?
R.: Competitividad, compañerismo, aprender a desestresarme o intentar mejorar el estado de ánimo. Me sorprende cómo el fútbol puede influir tanto en la vida y en el día a día de la gente. Puede hundirte o ilusionarte a partes iguales. Es un motor de emociones. Si se hace a conciencia, el fútbol puede ser una buena herramienta para educar en el crecimiento personal.

P.: Intuyo que te gustaría desempeñar el papel de entrenador.
R.: Entrenador. Totalmente. Disfruto de la parte táctica porque me gusta el rol de guía. Creo que tengo cualidades para ser un buen entrenador. Primero que nada, me considero una persona humilde que se preocupa por el bienestar de su entorno. También me gusta animar a los demás a conseguir sus objetivos porque al final todo esos granitos de arena se retroalimentan.

P.: Ya que hablas de retroalimentación, ¿recuerdas alguna experiencia que te haya marcado en pleno partido y haya cambiado tu perspectiva de la vida?
R.: Con 12 años presencié un ataque epiléptico de un compañero, justo a mi lado. Me quedé en shock. Era un jugador del equipo rival. Ninguno de los jugadores supo cómo reaccionar, pero estoy seguro de que todos nuestros deseos iban dirigidos a ese pobre chico. Si algo aprendí a la larga de esa experiencia desagradable, es a tener claro y saber diferenciar entre la rivalidad sana de equipo con el no querer ayudar al otro por codicia deportiva. Al final, hay que tener siempre presente que todos somos iguales. El equipo es como tu segunda familia. Si le hubiera pasado a un jugador de mi equipo, me hubiera impactado igual. La empatía en estos casos es fundamental, porque no sabes si te puede tocar a tí. Por otro lado, también aprecié más el valor de la salud y la importancia de escucharse a uno mismo y saber cuándo parar.

P.: ¿Algún comportamiento que no te haya gustado por parte de alguien relacionado con el fútbol en relación al contexto actual de pandemia?
R.: Los hinchas no están a la altura de la situación. Justo el otro día, un jugador del Real Madrid, Vinícius Júnior, marcó un gol y lo celebró con varios aficionados que estaban en la grada. Uno de los espectadores se bajó la mascarilla y se captó un momento en que parece que el jugador le estaba abrazando. La Policía Nacional intervino e interpuso una multa al jugador poco después. Al día siguiente, mostró su desacuerdo en un tweet. Creo que la gente debería ser más considerada a la hora de hacer según qué gestos, y más ahora, cuando todavía hay mucha gente pasándolo mal por esta situación. El fútbol, por mucho que guste, tiene que ser visto y vivido por lo que es: un juego. Muchas veces, nos olvidamos de eso. Me remito un poco con lo que respondí en la anterior pregunta: como todo partido, en la vida hay unas pautas de conducta a seguir para todos.

P.: Existen muchas películas que reflejan las dinámicas y sueños de un futbolista. ¿Puedes mencionar algún producto audiovisual con el que te sientas identificado al respecto?
R.: Ahora mismo se me viene a la cabeza la película ‘Gol’ (2005). Recuerdo verla varias veces de niño en el salón de casa. El mensaje de esfuerzo, superación y evolución que se desprende de la película creo que me ayudó a interiorizar los valores que más adelante empecé a trabajar cuando entré en mi primer equipo de fútbol. Si bien es verdad que no podemos controlar las circunstancias en las que nacemos y crecemos, sí podemos aferrarnos a nuestra pasión con tal de cambiar de perspectiva y buscar el cambio y el progreso en nosotros mismos y no en el entorno. Si algo me enseñó esta película, es que con esfuerzo, podré conseguir todo lo que me proponga.

P.: ¿El hecho de que estés estudiando periodismo es por la relación intrínseca que tiene con el mundo deportivo?
R.: Totalmente. Me gusta escuchar las opiniones de los tertulianos de radio y televisión sobre los partidos y la actitud de los jugadores. El periodismo deportivo es una de las principales vías de acceso a la información del sector para un amplio abanico de públicos. Es fundamental para entender los entresijos del negocio deportivo y el trabajo que hay detrás de cada partido (promoción, entrenamiento, etc.) Al final, es una manera de fusionar mis dos grandes pasiones: el deporte (concretamente, el fútbol) y el periodismo.

P.: Supongo que alguna entrevista te habrá marcado en ese sentido.
R.: La entrevista “90 minutos con Pep Guardiola” del canal Gol. La forma en que se narra la etapa más gloriosa de su carrera en el FC Barcelona es lo que más me llama la atención, en comparación con entrevistas a otros rostros conocidos del fútbol. Como mencioné antes, me gustaría llegar a ser entrenador, y en ese sentido, la explicación de Guardiola sobre su metodología de trabajo en equipo durante la entrevista, me inspira a alcanzar ese sueño.

P.: Se ve que eres un fiel seguidor de ese tipo de contenido ¿algún referente en el periodismo deportivo?
R.: En realidad, tengo varios. Me gustan Maldini, Miguel Quintana y Antoni Daimiel. Maldini yo creo que es básico para entender la base en la que se cimienta el periodismo deportivo actual; tiene un currículum extenso y es considerado uno de los padres del sector (no todo el mundo puede decirlo). De Daimiel destaco su carisma y su trabajo como comentarista de partidos de la NBA; sabe informar y entretener a partes iguales al público interesado en análisis de partidos. Miguel Quintana denota dotes para hacer periodismo, en general. Creo, humildemente, que es uno de los mejores comunicadores del país.

Antonio Navarro: ”El aprendizaje como estilo de vida”

Antonio tiene 46 años y es educador social, monitor deportivo, entrenador de fútbol base y árbitro de las escuelas municipales en las categorías inferiores. Tras 20 años en el mundo social, se adentra en el periodismo, una deuda que tiene consigo mismo. Se considera una persona sociable y empática a la que le gusta ayudar al resto. Con las experiencias que ha vivido ha ganado madurez y se ha forjado en la persona que es hoy, además de los valores que su familia le ha inculcado.

En la imagen, Antonio Navarro. Fotografía por Yeremi Almeida.

Redacción: Alberto Travieso Bethencourt

Las personas te ven como una persona sociable y empática, ¿cómo eres de puertas adentro?
Una persona cercana, sin filtros y totalmente transparente. Con la intención de ayudar, formarse y seguir sumando.

¿Quién es tu referente a día de hoy?
A mi familia en concreto mi hermana y amiga, también Mario Conde por su inteligencia y José María García porque hablaba sin tapujos, siempre con la verdad por delante y contrastaba la información.

¿En qué ha cambiado el Antonio de ahora con el de hace 20 años?
En la personalidad, con las experiencias y sucesos vitales que he vivido, además de que uno va cumpliendo años y aprendizajes que uno adquiere. En cuanto a la aptitud tengo más herramientas para desenvolverme en diferentes situaciones pero sabiendo que tengo margen de mejora, y sobre la actitud trato de medir mejor las cosas, soy más tranquilo las experiencias me han hecho cambiar mi carácter y valorar más a las personas y menos a lo material.

¿Qué hace Antonio en su tiempo libre?
Hacer deporte, leer libros de biografías de perfiles interesantes, comer sano y hablar con mi gente más cercana y los pilares de mi vida.

¿Cual es tu mayor miedo?
Perder la estabilidad emocional para no herirme a mí mismo y a la gente de mi entorno.

¿La situación más impactante con la que te has encontrado como educador social?

El trato de las instituciones con las personas que están en situaciones críticas y la poca empatía con la que lo llevan, además de la poca coordinación que hay entre los educadores sociales y las administraciones. Estuviste 16 años trabajando como educador social, ¿Por qué decidiste dejarlo? Tras varios años dedicado a la rama social, las situaciones, colectivos e instituciones, van desgastando. Decidí que era el momento de empezar el Grado de Periodismo, algo que siempre me ha gustado, y cerrar el ciclo social. Estoy cada día más encantado de haber tomado dicha decisión.

¿De dónde viene tu afición al periodismo?
Siempre he sido muy televisivo. En mi infancia, únicamente había dos canales de televisión, lo cual, el margen de información era más estrecho. Los programas televisivos se convertían en eventos familiares. Me gustaban los periodistas que contrastaban la información antes de dar la noticia. Los que más me atraían eran los periodistas deportivos, porqué no solo transmitían, sino que, aprendías y te aleccionaban sobre el deporte que comunicaban.

¿Qué es lo que te lleva a estudiar después de tantos años?
Realmente, he seguido estudiando por medio de los cursos formativos relacionados con la profesión. Y me di cuenta que ahora era el momento de estudiar el Grado de Periodismo al estar ejercitando el músculo de la mente, vi las condiciones y circunstancias idóneas para empezar a estudiar de una manera más específica.

A día de hoy, ¿Consideras que eres feliz o que necesitarías para hacerlo?
Creo que la felicidad es un concepto subjetivo. Lo que sí puedo decir es que no soy infeliz y que cerrar ciclos en mi vida y abrir otros me enriquece y me proporciona sensaciones positivas.

Raúl, un portero que ataja los problemas

Raúl Montesdeoca de 18 años, es estudiante de periodismo de la universidad Fernando Pessoa Canarias y portero del Sardina CF. Es natural de sardina, con un sueño claro desde muy pequeño: ser periodista.

En la imagen, Raúl como portero en un partido con su equipo

Redacción: Rodrigo Suárez Miguel

1. ¿Cuál es tu equipo de fútbol y cuál es tu posición , y el motivo que te llevó a elegir
tu posición en el campo?

Mi equipo es el Sardina C.F., y juego de portero. En el verano en el que estaba dispuesto apuntarme al fútbol, mis amigos estaban en el sardina, pensaba que tenía cualidades porque en la playa cuando quedaba, me ponía de portero y lo hacía bien, además mi altura ayuda.

2. ¿Cuál es tu mejor recuerdo en el fútbol?

En la categoría Infantil de segundo contra el Arucas, haciendo un muy buen partido con 20 paradas. El entrenador cambió de portero para rotar, y acabaron perdiendo.

3. Hemos hablado de tu mejor momento pero ahora, ¿cuál consideras que ha sido tu peor momento?

Jugando en una cancha de Arucas se me enganchó la rodilla y no podía estirarla, estuve un tiempo yendo al médico, hasta que me dijeron que tenía líquido en la rodilla.

4. ¿Han ganado algún título o conseguido algún ascenso?

Ganamos la liga y jugamos el ascenso a cadete preferente. Estábamos nerviosos por la importancia del partido, aunque acabamos ganando 7-1, el gol en contra fue por un penalti que cometí y acabó metiendo el contrario.

5. Imagínate que tuvieras que jugar este partido en un estadio importante, ¿cuál sería?

Mi estadio favorito es el Bernabéu, porque mi equipo es el Real Madrid y sería mi sueño jugar ahí, además porque transmite una vibra diferente.

6. Jugador favorito?

Mi jugador favorito es Jaime Vardy, del Leicester City. Me porque lo empecé a seguir desde que su equipo ganó la liga, además de que me parece un jugador carismático. También porque cuenta con un récord, que consiste en más jornadas consecutivas marcando.

7. ¿Algún otro deporte que practiques?:

De vez en cuando salgo con mis amigos a jugar al baloncesto, además soy fanático de la NBA porque me gusta ese tipo de balocesto, más que el español. También me gusta el tenis, ya que me gustaría aprender a jugar.

8. ¿Película favorita?

Mi película favorita es LA LLORONA, ya que me apasionan las películas de miedo, además de que la disfruté con mis amigos.

9. ¿Cuál consideras que ha sido tu mejor viaje?

Mi mejor viaje fue a Barcelona en 2019 con el colegio, porque hice muchos amigos y también, porque conocí lugares que hasta entonces no sabía que existían. Además, una de las mejores experiencias del viaje fue ir a esquiar ya que nunca lo había practicado.

10. ¿Algún lugar dónde te gustaría ir?

Me gustaría ir a Los Ángeles , porque he jugado a videojuegos inspirados en esta ciudad, además de que el país me causa interés por los videos que he visto.

11. ¿Alguna mascota?

Tengo una tortuga llamada Charlie, le puse ese nombre porque en el momento de tenerla, me gustaba una serie en la que el protagonista se llamaba así .También tengo una pecera con distintos tipos de peces, ya que mi abuelo era pescador.

12. ¿Dentro del periodismo, ¿dónde te gustaría trabajar?

Me gustaría estar a pie de campo, entrevistando a los jugadores y también como comentarista ya sea de fútbol, baloncesto o del mundo del motor.

13. ¿Ídolo dentro del periodismo?

Sigo mucho a Maldini, porque es una persona que se nota que le gusta su trabajo, y también porque conoce muchos datos del fútbol que no son muy habituales de saber. Además soy seguidor de su canal de youtube.

14. ¿Cuáles son tus hobbies?

Me gusta salir con mis amigos por el barrio, ya sea tomar algo por hay o ir a la playa. También me gusta jugar al fútbol en la cancha del barrio y en los fin de semanas que tengo más tiempo libre ,me gusta jugar al fútbol y F1.

15. ¿Comida favorita?

Arroz a la cubana, porque tiene una gran variedad de sabores dentro del plato, y porque me lo hace mi madre y mi abuela.

16. ¿Y tu peor comida?

La comida que menos me gusta es el lenguado con papas sancochadas, porque detesto el sabor, y eso que intento que me guste pero es imposible.

17. Cuál es tu mejor recuerdo de siempre?

Mi mejor recuerdo fue un viaje con mi familia a Tenerife, porque fue la primera vez que salía con mi familia fuera de la isla. El viaje lo disfruté, pero acabó mal ya que falleció la madre de prima justo al llegar de vuelta.

18. ¿Algunas anécdotas graciosas de clase?

En clase un amigo mío se colocó detrás de la taquilla, y se puso a llamar a la profesora sin que ella supiera que estaba allí. Otra fue en 2ESO, cuando un amigo en el cambio de hora cogió los pegamentos ,y los colgó en el techo para pegar cosas de material escolar.

19. ¿Algún miedo o incertidumbre?

Tengo vértigo y miedo a las alturas porque pienso que me voy a resbalar o alguien me va a empujar, y también miedo a entrar en lugares oscuros donde no haya entrado anteriormente.