Gáldar se viste de gala

El Festival Internacional de Cine de Gáldar celebra su sexta edición con un homenaje al 30 aniversario del estreno de la película “Mujeres al borde de un ataque de nervios», de Pedro Almodóvar. La Sección Oficial del Festival cuenta con 28 cortometrajes y 8 largometrajes. Los alumnos de la Universidad Fernando Pessoa de Canarias participan en el certamen.

 

Teresa Massieu, alumna de tercero del Doble Grado.

Homenaje al cine canario

Esta semana ha tenido lugar la sexta edición del Festival Internacional de Cine de Gáldar en el Centro Cultural Guaires. Durante estos días, el público ha podido disfrutar de ocho largometrajes y 28 cortometrajes en la sección oficial. También se han celebrado distintos talleres, por ejemplo, el rodaje de cortometrajes en 48 horas.

Entre los cortometrajes y largometrajes que se han podido ver, cabe destacar “Apocalipsis Voodoo”, “Como agua sucia”, “Hay algo en la oscuridad” o “El pintor de calaveras”, todos realizados en Canarias. Los estudiantes de la Universidad Fernando Pessoa de Canarias hemos podido disfrutar de dos de estas películas.

El jueves 18 se llevó acabo la proyección del largometraje “Apocalipsis Voodoo”, realizado por dos hermanos canarios, Vasni y Sergio Ramos, quienes contaron al público cómo lograron rodar esta película de bajo presupuesto, 36.000 euros, y con una sola cámara. A pesar de estos escasos medios, el largometraje está bastante bien elaborado. Tiene una temática peculiar, que de entrada puede que no guste a todos los públicos, sin embargo, según explicaron, la acogida de la cinta está siendo mejor de la que esperaban.

Al día siguiente le tocó el turno a la película documental “El pintor de calaveras”, dirigida por Sigfrid Monleón, producida por el canario Andrés Santana y protagonizada por el artista Pepe Dámaso. Este documental tiene una visión totalmente distinta, como asegura el propio Dámaso “no es un documental tópico”. Se trata de una cinta muy personal, en la que se muestra la vida del pintor, quien se reafirma con frases como “yo soy así”. Destacan las imágenes de los paisajes de las islas, que podemos ver también filmadas por Pepe Dámaso con su propia cámara. El documental tuvo una gran acogida por parte del público, debido en gran medida a la personalidad de Pepe Dámaso.

Andrea Pérez Méndez. Alumna del Doble Grado de Periodismo y Comunicación Audiovisual.

Gáldar de Cine

La sexta edición del Festival Internacional de Cine de Gáldar se ha celebrado entre el 15 y 20 de octubre con el cineasta Pedro Almodóvar y su película «Mujeres al borde de un ataque de nervios» como ejes centrales. La exaltación de la figura de la mujer ha sido un punto clave de la cita, así lo expresó la directora del certamen Ruth Armas, durante su presentación.

El plazo de inscripción en las dos categorías oficiales se abrió el pasado 1 de abril y se recibieron 300 cortos y 50 largometrajes de todas partes del mundo. El jurado finalmente eligió 28 cortometrajes y ocho largometrajes. Todos los filmes compitieron por alcanzar el máximo galardón de cada sección, la Guayarmina de Bronce.

Este año, la actriz Petra Martínez recibió la Guayarmina de Honor en la gala de clausura, celebrada el pasado 20 de octubre. El acto fue conducido por la actriz Bibiana Fernández y el locutor canario Kiko Barroso.

Además, los alumnos del doble grado de Periodismo y Comunicación Audiovisual de la Universidad Fernando Pessoa Canarias asistieron el jueves 18 de octubre al visionado del largometraje Apocalipsis Voodoo. La presentación corrió a cargo de su director, Vasni Ramos, y su guionista y actor, Sergio Ramos. La película fue rodada íntegramente en Tenerife, con 36 mil euros de presupuesto, de los cuales 30 mil proceden de una subvención del Tenerife Espacio de las Artes. Rodada solo en 21 jornadas, el resultado es un filme de 94 minutos, que fue presentado en el pasado Festival de Cine de Sitges, donde tuvo muy buena acogida. La cinta es un homenaje al cine de los setenta y ochenta con referencias a películas como Rocky 2 o Posesión Infernal, entre otras.

Partiendo de la “cutrez” como base, el filme provoca impresiones radicales, encanta o espanta, no hay término medio. Desde un punto de vista interpretativo, los actores se preocupan en exceso de pronunciar de forma correcta en inglés (idioma en el que está rodada la película) y se olvidan del trabajo corporal que es vital para llegar al espectador. El diálogo deja mucho que desear, acaba siendo pesada la repetición sistemática de expresiones, además resulta predecible cada giro argumental.

En cuanto a los aspectos técnicos, para el presupuesto con el que se contaba, el filme es aceptable. Es increíble el resultado final sabiendo que ha sido grabada con unos medios técnicos simples, como una cámara de fotos. Los escenarios, se nota que han sido escogidos con rigor y cabeza. Sin embargo, el argumento es un completo disparate, los protagonistas son unos policías, maestros de kun-fu, que luchan para derrotar a Papa Voodoo, quien busca convertir a la humanidad en una especie de zombis con su música funk. Sorprende gratamente como han sabido conectar estas ideas tan dispares para que tenga sentido.

El documental «El pintor de calaveras» fue otro filme que se pudo visionar en el festival. Producida por Andrés Santana y dirigida por Sigfrid Monleón, esta película pone el foco en la figura de Pepe Dámaso. El documental comienza con una burla a la muerte en el hospital, tras la situación delicada de salud que superó el pintor hace unos meses. En la cinta se dan la mano la persona y el personaje. A los 84 años, y antes de desprenderse de toda su obra, Dámaso recuerda su infancia y las claves de su trabajo, como la influencia guanche o las pinceladas de surrealismo, esto último queda patente en una escena en la que aparece una cabra subiendo por unas escaleras y miccionando sobre una alfombra. La película, en definitiva, muestra la esencia de uno de los artistas canarios más singulares. Si algo hay que achacarle al filme es que explota demasiado la relación de Dámaso con el fallecido César Manrique. De hecho, se le muestra en una visita al cementerio de Haría, en Lanzarote, derramando lágrimas sobre su tumba.

Néstor Santana, alumno de primero del Doble Grado.

El Festival de Cine Internacional de Gáldar celebra su sexta edición

La sexta edición del Festival Internacional de Cine de Gáldar ha rendido homenaje al 30 aniversario de «Mujeres al borde de un ataque de nervios» de Pedro Almodóvar. La directora del Festival, la actriz canaria Ruth Armas, asegura que el objetivo del certamen es promover el cine en Canarias y en un futuro convertirse en un referente a nivel nacional. Este Festival acoge tanto largometrajes como cortometrajes, además se han impartido cursos y pequeños talleres de grabación y edición para todos los públicos. Los alumnos de Periodismo y Comunicación Audiovisual de la Universidad Fernando Pessoa Canarias han asistido a la proyección de una película y un documental.

El jueves 18 de octubre se proyectó el largometraje “Apocalipsis Vodoo”. Una película realizada con muy pocos recursos pero con un buen resultado, a pesar de estos recortes. Su director, Vanis Ramos, junto con el guionista, Sergio Ramos, quisieron rodar una película divertida, con una edición muy casera y referencias al cine de los años ochenta, a películas como Rocky o El Padrino. Tardaron un mes en rodarla, los actores sabían que sus sueldos iban a ser bajos, pero aún así, se implicaron en esta historia de humor y acción que toca diversas temáticas: los zombies, la muerte, la música. Debido a ello puede resultar bastante caótica y difícil de entender en algunos momentos. Le falta algo de contenido y coherencia y quizás una mejor edición y montaje, ya que solo grabaron con una pequeña cámara todas las escenas. Se trata de una película dirigida a un público concreto, no a todo el mundo le puede gustar este tipo de cine, pero se nota que está hecha con mucha ilusión y esfuerzo.

“El Pintor de Calaveras”, otra de las cintas proyectadas en el Festival, es una película documental sobre el pintor canario Pepe Dámaso, que se estrenó en la pasada edición del Festival de Málaga. Es un documental muy natural, donde se proyecta la vida y la personalidad del artista, sin ningún tapujo. Comienza cuando Dámaso se encontraba ingresado en el hospital y tras su recuperación, abre al público las puertas de su casa, aunque también podemos ver al artista en plena naturaleza donde se llena de inspiración. El documental muestra imágenes preciosas de las islas de Gran Canaria y Lanzarote, donde Dámaso compartió amistad con César Manrique, muy presente en todos sus recuerdos. Uno de los momentos más emotivos de la cinta es cuando Dámaso llora sobre la tumba del desaparecido artista lanzaroteño. Es un documental brillante y totalmente diferente al resto, de esos que llegan al corazón.

Ana Morales, alumna de primero de Doble Grado.