“Castigado bajo la lluvia”, ¿excesivo o una buena lección?

Castigado sin salir de casa, sin cenar o sin poder jugar a la play, todas estas penas por las que la mayoría hemos pasado quedan ensombrecidas por un vídeo que lleva unos días circulando por Facebook.

En dicho vídeo un padre de origen norteamericano imponía un castigo a su hijo pequeño, debido a que el niño había realizado bullying. Pero, no era un castigo cualquiera, al niño le habían penalizado con la imposibilidad de usar el transporte escolar. Esto debió de despertar la imaginación del progenitor, que decidió que su hijo tendría que ir caminando al colegio todos los días que durara dicha prohibición. Hasta aquí todo bien, ¡pero luego se nos informa de que el colegio se encuentra a 1,6 kilómetros de distancia! No solo eso, en el vídeo se ve como el padre acompaña al niño desde el coche, grabándolo, mientras que su hijo va corriendo hasta la institución debido a que ese día había una lluvia intensa.

El padre grababa al niño en directo, mientras explicaba su punto de vista, “tienes que ser un padre, no un amigo. Un padre es lo que los niños de hoy en día necesitan”. ¿Es excesivo? ¿O es el tipo de medida correcta para prevenir estos casos? Recordemos que el bullying es un cáncer de la sociedad, que tenemos que arrancarlo de raíz, pero… ¿a qué coste?

Vídeo: https://elpais.com/internacional/2018/03/06/mundo_global/1520337854_501200.html

#ufpc #PeriodismoyComunicaciónAudiovisual #Bullying

Javier Estupiñán Casimiro, estudiante de Doble Grado de Periodismo y Comunicación Audiovisual.