Miguel Ángel Ramírez, juzgado por un presunto delito contra la Hacienda Pública

El presidente de la UD Las Palmas será juzgado por haber defraudado, presuntamente, hasta 37 millones de euros al erario público entre 2010 y 2013. Tanto él como su ex socio en Seguridad Integral Canaria, Héctor de Armas, podrán ser juzgados como administradores de hecho.

Por su parte, el mandatario amarillo y sus representantes interpusieron un recurso de apelación solicitando de esa manera la nulidad del auto por falta de motivación suficiente  y la prescripción de los delitos contra la Hacienda Pública relativos a los ejercicios 2010 y 2011. Además, también pedía la nulidad del auto por inexistencia de indicios de responsabilidad criminal y por ende inexistencia de delito. 

Finalmente el juez de la Sección Sexta de la Audiencia Provincial ha desestimado el recurso de apelación interpuesto por Ramírez y la fiscalía solicita para el presidente una alta condena de 21 años y medio de cárcel y una multa de más de 105 millones de euros. Para su socio Héctor de Armas la fiscalía solicita algo menos, concretamente 14 años de prisión y 79,3 millones de euros. 

Se le acusa de “disfrazar” de manera sistemática el pago de horas extras a los vigilantes de su plantilla como si fueran horas extras, que no tributan, y de cotizar menos de lo debido a la Seguridad Social, al pagar unos salarios que no respetaban el convenio nacional del sector, entre otras cosas. El tribunal considera que hay indicios “importantes y plurales” de una conducta delictiva.