Día Universal del Niño

Miles de niños sufren diferentes tipos de maltratos y violencias en todo el mundo, entre los que encontramos delitos sexuales, agresiones, explotación, terrorismo… Y así hasta 63 tipos de violencia que se han identificado.

El Día Universal del Niño, que se celebró el 20 de noviembre, es un día dedicado a todos los niños y niñas del mundo. Es un día de celebración por los avances conseguidos, pero sobre todo es un día para llamar la atención sobre la situación de los niños más desfavorecidos y dar a conocer los derechos de la infancia.

Según comenta Unicef, “el objetivo del Día Universal del Niño es recordar a la ciudadanía que los niños son el colectivo más vulnerable y, por tanto, que más sufre las crisis y los problemas del mundo.”

Es importante fomentar la empatía entre los niños, por ello, colegios como el Montesori en Madrid, han querido formar parte de un día como hoy y han decidido vestirse “de azul” para apoyar a todos esos niños que sufren estas desigualdades en todo el mundo. Maria José Sánchez, madre de María, alumna del colegio, afirma: “Hoy va super contenta al cole porque les han dicho que vayan de azul por el Día Mundial del Niño”. Los niños son el motor del mundo, son el futuro y una generación que continuará con nuestro legado, por ello debemos cuidarlos, hacerles la vida más sencilla, y seguir dejándoles jugar, reír, divertirse… Dejarles ser eso, ser niños.

Teresa Massieu, alumna de 3º del Doble Grado de Periodismo y Comunicación Audiovisual.

Trastornos por videojuegos

La Organización Mundial de la Salud considerará el trastorno creado por los videojuegos como un problema de salud mental, incluido en la próxima edición de la Clasificación Internacional de Enfermedades, el cual no se actualiza desde el año 1990. Un problema del que estamos muy atentos en la UFPC.

Sabemos que el efecto de los videojuegos sobre todo en jóvenes de nuestra edad es muy preocupante, siendo centro de controversia social y un tema polémico que divide a las personas en quienes defienden que no causa graves daños y en las que creen todo lo contrario.

La OMS relaciona este trastorno con tres principales negativas: no controlar la conducta en cuanto al inicio, frecuencia e intensidad del juego; la prioridad del juego frente a otras ocupaciones vitales diarias; y por último, el mantener la conducta a pesar de sus premisas negativas. La organización ya había tratado este asunto hace una década, pero es ahora cuando, en la época más consumista del año, cuando los niños piden  más videojuegos estas Navidades, y a sus Majestades los Reyes Magos de Oriente, cuando quieren advertir a los padres de esta problemática con la que hay que tener mucho cuidado. La OMS incluirá este trastorno en su manual de enfermedades.

Paula Fernández. Estudiante.