Un alumno de la UFPC, en periodo de prácticas con Europa Press

Redacción: Sarah Maradim @sarahmaradim. Estudiante del Doble Grado en Comunicación Audiovisual y Periodismo.

José Ramos, estudiante del Doble Grado en Comunicación Audiovisual y Periodismo en la Universidad Fernando Pessoa Canarias será el primer alumno de la institución en asistir a prácticas extraoficiales organizadas por la agencia de noticias Europa Press.

¿Cómo fue el proceso de concesión de beca?

El profesor de Diseño, Ignacio Alfonso Montesdeoca es el director de Europa Press en Canarias. Puso en conocimiento de la clase que la empresa entraba en período de prácticas y que si alguien estaba interesado. Le envié mi currículum a la empresa y me cogieron. No seguí otro proceso aparte del envío del currículum, solo pedí consejo a los profesores.

¿Tienes conocimiento sobre alguna actividad que vayas a realizar?

Por ahora estaré en Redacción escribiendo noticias sin parar. Al no ser un periódico en sí, no hay tanta variedad de cargos.

¿Cuán importante crees que es la realización de prácticas durante el período académico?

Muy importante. Principalmente por la experiencia de saber cómo se trabaja en el ‘’mundo real’’, además de ir conociendo a gente que ocupará nuestra futura agenda de fuentes y contactos. Espero que en septiembre pueda acudir presencialmente.

A consecuencia de la pandemia, el alumno realizará las prácticas de manera telemática a partir del próximo mes de mayo. Se espera que en septiembre retome la actividad presencialmente.

El valor de la verdad

Adrián Haro Arroyo. Estudiante Doble Grado en Comunicación Audiovisual y Periodismo.

Toda vocación necesita estar limitada por unos valores preestablecidos para una grata convivencia entre los profesionales. Es una característica innata en nuestra civilización. Cada individuo construye su ética a medida que se va desarrollando como maestro de su propio oficio. Sin embargo, una de las ocupaciones más conflictivas del mundo contemporáneo es, sin duda, la del periodista. Antaño este cargo era invisible, no tenía relevancia popular. A finales del siglo XIX los grandes avances intelectuales y progresistas provocaron el nacimiento de lo que hoy conocemos como la industria de la información. Por primera vez la circulación del conocimiento estaba al alcance del pueblo, las personas conocían los hechos más notorios ocurridos.

Adrián Haro Arroyo comprometido con la ética.

“Las malas personas no pueden ser periodistas”, esta frase del periodista Ryszard Kapuscinski ilustraba cómo debe o debería ser el oficio de todo comunicador. El cuarto poder lo llaman. Su principal función es la de transmitir conocimiento a toda la sociedad, de esta manera otorga la capacidad de controlar no sólo la opinión popular, sino de generar presión a los tres poderes: el ejecutivo, el legislativo y el judicial. Un mal uso puede ocasionar mucho daño e incluso causar inestabilidad. Por ende, el código deontológico es tan imprescindible.
Responsabilidad, compromiso, respeto, humildad, valores inexcusables para todo futuro articulista.

Existen numerosos ejemplos del empleo indebido de estos códigos morales. Durante la Segunda Guerra Mundial, el partido nazi aprovechó la influencia de los medios de comunicación para generar una realidad ficticia hacia los alemanes sometidos. “Una mentira repetida mil veces se convierte en una realidad”, el ministro de propaganda Joseph Goebbels, por aquel entonces, ya percibía las ventajas maliciosas de las cuales el periodismo podría brindar a la autoridad.
En efecto, un mundo sin villanos es utópico. A pesar de este hecho innegable todo periodista debe vigilar los actos que incurre hacia el público que consume los contenidos. La realidad de millares de personas depende de ello, si se recurre a intenciones perniciosas se estaría cometiendo una traición a la esencia de todo informante.

Ambición, credibilidad y vocación

Andrés Arencibia Almeida. Estudiante Doble Grado en Comunicación Audiovisual y Periodismo.

La ambición, credibilidad y la vocación es la madre naturaleza de un comunicador profesional. Como la tabla periódica, son elementos con comportamientos similares dentro del abanico periodístico más serio y riguroso. “Sin música la vida sería un error”, asentía Friedrich Nietzsche. Y, sin un ente con la fuerza de controlar los tres poderes mencionados, no se llegaría a alcanzar el virtuosismo de la palabra, de los valores que sustentan el buen periodismo.

La deontología profesional se ha definido de tal forma que genera una tendencia a pensar únicamente en principios o deberes morales. Un mundo lleno de interpretaciones según cada sujeto. Pocos, muy pocos, se llegan a acordar de la existencia de un código deontológico, verdad que no agradaría a Jeremy Bentham. Esa especie de manual es la Biblia de toda persona con aspiraciones a llamarse profesional. Más aún en el periodismo, donde miles y miles de usuarios recurren a los diarios como principales modelos de sabiduría informativa.

La importancia de la deontología periodística ya no solo se queda instaurada en la mente individual o marcada en el propio papel. También narra, implícitamente, las actitudes de la sociedad ante cuestiones como determinar qué es lo correcto y cuáles son los límites a trazar. De hecho, fue en 1860 cuando se plantea por primer vez la figura del periodista. El público necesitaba representantes capitales del proceso de información, un grupo de profesionales capaces de delimitar con certeza el correcto uso de las palabras. Es por esta época cuando el periodismo empieza a profesionalizarse, a mejorar sus herramientas gracias a una sociedad, por aquel entonces, suficientemente estricta.

El consciente desarrollo de la disciplina tratada propiciará una oleada de grandes versados. No obstante, es el generador de noticias quien tiene la última decisión. Aplicar o restar hierro a la deontología periodística prevalece y prevalecerá en la conducta y en el criterio de los responsables del cuarto poder.

El estudiante de periodismo al que casi mata un equipo de fútbol

@edugilq. Estudiante del Doble Grado en Comunicación Audiovisual y Periodismo.

De árbitro de fútbol a presentador de televisión y político en potencia, la versatilidad y habilidades de Pedro Santana, superan con creces las de la media de estudiantes de su edad. Originario de Telde, en Gran Canaria y nacido 9 días antes del atentado de las Torres Gemelas, se encuentra en el comienzo de su formación universitaria en la Universidad Fernando Pessoa Canarias, donde espera cumplir su sueño de llegar a ser una eminencia de la comunicación.

A pesar de tu juventud tienes las ideas claras y estás muy seguro de ti mismo. ¿Dónde te ves de aquí a 5 años?

Pedro: Me veo trabajando después de acabar el Doble Grado en Comunicación Audiovisual y Periodismo, cara al público a poder ser, como presentador de algún programa de televisión o redactor en algún periódico.

Está claro que tu pasión es comunicar, pero en el mundo de la comunicación los tiempos cambian ¿Cuál es tu objetivo, ser asalariado o autónomo con tu propia productora?

Pedro: siempre he preferido el trabajo por cuenta propia, principalmente por la seguridad laboral y económica que aporta.

¿Con qué empresa de comunicación te gustaría trabajar?

Pedro: Mediaset o Grupo Prisa, ya que son las que más captan mi atención como espectador.

¿Quién es Pedro? 

Me gusta mucho estudiar este Doble Grado y soy árbitro de fútbol de las categorías infantiles, cadetes, juveniles y regionales.

¿Tienes alguna anécdota en el terreno de juego?

Pedro: Sí, sí, una vez tuve que salir del recinto en el coche de la guardia civil, a causa del peligro que corría mi integridad física tras pitar un partido de manera poco satisfactoria para uno de los equipos y expulsar a varios de sus jugadores.

Llegaste a temer por tu vida. ¿A qué le tienes miedo en la vida?

Pedro: Miedo al fracaso en el ámbito estudiantil-laboral. Es algo a lo que generalmente se le tiene pánico y con razón, pero considero que no debe ser un condicionante para comenzar ha labrarse un camino o tratar de conseguir un objetivo.

 ¿Qué no harías ni por todo el oro del mundo?

Pedro: Algo inherente a mi persona es la honestidad, es uno de mis principales valores, por lo que la mentira es algo que nunca aplicaría, independientemente de la situación.

En el terreno sentimental. ¿Te gustaría construir una familia?

Pedro: Sí, me atrae la idea de formar una familia y llegar a ser el patriarca, de manera tradicional, pero ahora no pienso en eso, es algo que me planteo para un futuro lejano.

No te gusta mentir. ¿Te consideras legal en todos los sentidos?

Pedro: Sí, en todos. Me considero un tío legal, todo aquello que deba realizarse de manera clandestina pierde totalmente mi interés.

#periodismo, #periodista, #árbitro, #equipo, #fútbol, #violencia, #drogas, #patriarca, #canaria

“Con ganas, todo se puede”

Pedro Manuel Santana Cabrera (@pedrosc01). Estudiante Doble Grado en Comunicación Audiovisual y Periodismo.

María Alfonso Rodríguez (@mariaalfonso) es una joven capitalina nacida el 21 de agosto del año 2000 (19 años), y que en estos días ha comenzado en el Doble Grado en Comunicación Audiovisual y Periodismo en la Universidad Fernando Pessoa Canarias, en el municipio grancanario de Santa María de Guía. Armada de una energía arrolladora, disfruta ya de la #experienciaufpc. Declarada amante de la lectura y los viajes, espera que ésta opción universitaria sea la definitiva. Para ello, empieza con ilusión en este mundo de los medios y tiene claro que ha venido ¡para quedarse!

¿Cómo has llegado a estudiar en la UFPC?

Cuando cursaba bachillerato tenía en mente estudiar fuera de las islas, Madrid, Santiago de Compostela, eran algunas de mis opciones, finalmente no me vi preparada para dar ese salto y abandonar mi tierra, entonces empecé a darle vueltas a las opciones que tenía aquí, en Canarias. En un principio no quería que mis padres asumiesen ese gasto económico que suponen las universidades privadas (como lo es la UFPC), por ello termine estudiando Lengua Española y Lenguas Hispánica en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Tras un año allí, me di cuenta que no era lo mío, y bueno ¡aquí estoy! (Concluye con una visible sonrisa en su rostro).

¿Qué te hizo optar por Lengua Española y Filología Hispánica en la ULPGC y posteriormente en nuestra universidad por Comunicación Audiovisual y Periodismo?

Desde pequeña me he visto atraída por “las letras”, me gusta mucho la lectura y escribir, al principio creí que en mi primera opción académica podría obtener esos conocimientos que me llevarían a poder ser lo que quiero ser, pero está claro que si algo no te gusta no es positivo continuar haciéndolo (afirma con contundencia). En ese momento, Periodismo surgió en mi mente como la mejor alternativa, además de que me atraía su plan de estudios en la UFPC, y bueno aquí estoy, en Guía haciendo lo que me gusta.

¿Crees que terminarás éste doble grado?

(Tras unos segundos de incertidumbre) Creo que sí, me gusta la universidad y la opción que he elegido.

Estás encantada con la opción del Doble Grado. Te gusta mucho leer, tocas el piano y durante año has practicado la danza clásica. ¿Podrás con todo este año?

Pues sí, tocaba el piano y hacía ballet, pero lamentablemente he tenido que abandonar tanto las clases de ballet como el piano. Cuando comienzo con mis estudios, me gusta centrarme en ellos, me preocupan mucho los estudios y me los tomo con mucha seriedad. Aún así, no descarto retomarlo todo en algún momento.

¿Qué quieres hacer cuando termines esta etapa académica?

Mi objetivo con esta carrera es dedicarme a informar sobre viajes o la moda. Me encantaría estar viajando por todo el mundo, encontrando lugares maravillosos y poder escribir sobre ellos. También me gustaría tener una familia. (Añade con ilusión).

¿Te ves capaz de conciliar la vida familia con viajar?

Sí , creo que sí sería capaz, mi padre ,debido a su trabajo, también aprendió a  conciliar la familia con los viajes, además soy una persona que piensa que “con ganas, todo se puede”.

#experienciaufpc #UFPC #PeriodismoyComunicaciónAudiovisual

Estudiantes de la UFPC hacen de periodistas

Los alumnos del Doble Grado de Comunicación Audiovisual y Periodismo de la Universidad Fernando Pessoa Canarias visitaron el pasado jueves 29 de noviembre las instalaciones de El Hornillo, donde la Unión Deportiva Las Palmas realiza los entrenos.

Los alumnos han podido vivir un día como verdaderos periodistas al intervenir en la rueda de prensa, realizando distintas preguntas al canterano Diego Parras. El futbolista confiesa que no se plantea irse en el mercado de invierno a pesar de la falta de minutos, y que durante toda la temporada se ha sentido preparado para su debut. Confía en que el equipo conseguirá los siguientes tres puntos.

Además, los estudiantes han tenido la oportunidad de hablar con varios jugadores como Tana y Timor, y con el propio entrenador Paco Herrera, quien se mostró muy cercano y agradecido por la visita. Con todos ellos se realizaron fotos y pudieron intercambiar ideas.

Toda la visita estuvo dirigida por el jefe de prensa del club, Pedro García, quien explicó a los alumnos cómo es la relación del equipo con los medios. También periodistas veteranos que cubren a diario la información de la Unión Deportiva Las Palmas dieron consejos a los alumnos, principalmente les recomendaron que disfruten de lo que hacen y que conozcan todas las ramas del periodismo.

Andrea Pérez Méndez, estudiante del Doble Grado en Comunicación Audiovisual y Periodismo.

Los portavoces de los políticos

Tras uno de los seminarios organizado por dos de las asignaturas del Doble Grado en Periodismo y Comunicación Audiovisual, impartido por el diputado autonómico Gabriel Corujo Bolaños; una vez más, hemos podido ver en la práctica la importancia de la labor periodística.

Este diputado nos aportó una nueva perspectiva que debemos y tendremos en cuenta. Y se trata de la relación de interdependencia entre los políticos y los periodistas. Es muy importante el trato que debemos tener con nuestras fuentes, y ellos son una de las más importantes para poder desarrollar nuestra labor. El interés entre ambos e importancia de permanencia, se consigue con respeto y con confianza; y no solo es por parte del periodista hacia el político, sino también por el político hacia el periodista, ya que como dijo Gabriel Corujo “nosotros perdemos un altavoz y ustedes una fuente”.

De esta forma, hay que recalcar la importante y difícil labor que desempeña el periodista. No solo tenemos que informar de la forma más veraz, sino también debemos saber tratar y respetar a nuestras fuentes porque desde el momento en el que dejemos de hacerlo, perderemos su confianza. Como también nos contó el diputado, él se ha enfrentado a casos en los que han manipulado la información que ha dado, según la conveniencia del medio en el que se ha publicado, poniendo palabras en su boca que él no había dicho.

En definitiva, los periodistas damos voz a la sociedad y esto conlleva una gran responsabilidad por nuestra parte y, muchas veces, no lo tenemos en cuenta. Por esto, lo que publiquemos no debería de estar influenciado, por respeto a nuestra fuente y para informar objetivamente a nuestros lectores, oyentes o público ya que es su derecho recibir una información veraz.

Carla Torres Velázquez, alumna del Doble Grado.

La mujer periodista en el mundo laboral

Las mujeres viven a diario discriminación por el mero hecho de ser eso, una mujer. Esto no existe únicamente en ciertos aspectos, todo lo contrario, se puede observar en todos los campos posibles, tanto laborales como personales. El 25 de noviembre será el Día Internacional Por la Eliminación de las Violencias hacia las Mujeres, por lo que el papel de la mujer periodista es más que importante para compartir con la sociedad lo que se defiende pero, ¿Sabemos qué se oculta detrás de la vida laboral en el periodismo de una mujer?, ¿Hay discriminación, machismo o censura en este campo? Gracias a la colaboración de varias periodistas y asociaciones feministas, existen respuestas a esas preguntas por parte de profesionales. “Describiría mi vida siendo periodista mujer de la misma forma que describiría mi vida siendo mujer” afirma Ale (@Relatofeminista), feminista y periodista, quien asegura que hay poca diferencia para la mujer dentro y fuera del periodismo, siempre habrá algún tipo de machismo en cualquier campo, principalmente por estar instaurado en la sociedad. La Asociación Canaria de Mujeres de la Comunicación Vivas comparte como, según los resultados de una encuesta publicados en noviembre de 2017 por la Federación Internacional de Periodistas (IFJ), “casi una de cada dos mujeres periodistas ha sufrido acoso sexual, maltrato psicológico, “troleo” online y otro tipo de formas de violencia de género mientras trabajaban”. Para conseguir remediar esta discriminación y machismo, todas las periodistas a las que he consultado comparten la misma opinión, la cual es educar desde infantil a los niños en una igualdad de género. Julia Lamas, periodista y profesora de la UFPC, afirma: “Es necesaria la educación en la escuela y en casa, pero en la escuela fundamentalmente, una educación equitativa”. Queda mucho recorrido para llegar a una sociedad igualitaria, sin machismo y sin discriminación, por ello el periodismo es clave para conseguirlo, entre mujeres y hombres, se puede llegar convivir en armonía e igualdad.

Teresa Massieu Sánchez, alumna de tercero del Doble Grado de Periodismo y Comunicación Audiovisual.

 

Las desigualdades en los medios

Las desigualdades de género son todavía visibles en la sociedad porque no se ha evolucionado del todo. Son muchos los medios que para hablar de un hombre hacen alusión a su pareja sin mostrar realmente los méritos propios de ella, como por ejemplo Brigitte Macron, que aparece siempre a la sombra de su marido. “La mujer de” o “el hombre de” es otro caso. Hay personas que se esfuerzan a diario para conseguir un buen puesto de trabajo o que se le reconozca por ser quienes son, no por estar con alguien conocido. Se les etiqueta por enamorarse de una persona y su valía pasa a un segundo plano. Esto es más visible en ellas. Los estereotipos han ido marcando grandes diferencias. Sumisa, débil, dependiente, cuidadosa son algunos de los adjetivos que se utilizan para hablar de las mujeres. Cada persona es como es y no por ser de un género u otro se debería clasificar a los demás.

Cada año mueren muchas mujeres a causa de violencia machista. En prensa se utilizan términos erróneos ya que son pocas las veces que no se le nombra como “asesinato”. También muestran una imagen del agresor equivocada, al enseñar a vecinos exculpándolos como cuando dicen “era muy bueno”, entre otras cosas.

La perspectiva de género busca la igualdad entre hombres y mujeres y también evitar que exista la violencia de género. Es un concepto por el que se lleva luchando durante muchos años, para evitar que siga existiendo este tipo de discriminación. Está muy patente en los medios de comunicación. Por ello, es necesario que los periodistas contribuyan y eviten las diferencias. Estos son muy influyentes en la audiencia y podrían ayudar a que se tengan otras ideas.

Luz Marina Hernández Vega, alumna de tercero del Doble Grado.

¿Ética o deontología en tu profesión?

Pocas personas saben que diferencias hay entre ética y deontología, muchos piensan que es lo mismo, otros suponen que son dos cosas totalmente diferentes pero no saben el significado de cada uno, y así mucho más.

Antes que nada, lo más importante es saber qué es ética y qué es deontología. Por un lado, la ética hace referencia a la conciencia personal, a lo que creemos cada uno sobre qué es lo correcto y lo qué no. Por otra parte, tenemos la deontología, la cuál sirve como un modelo de actuación en las diferentes áreas del mundo laboral.

Lo que nos incumbe a los periodistas es claramente conocer la deontología que nos afecta y la que nos debe ayudar como nuestra principal guía, en el cual tenemos al principal modelo a seguir como es el Código Deontológico del Colegio de Cataluña, el que se ha convertido en un documento de referencia para nosotros.

Para comprobar esta teoría he preguntado a compañeros de mi clase si conocen la diferencia y sus respuestas han sido muy variadas, como Sara, que me ha afirmado que: “La ética orienta al bien y a lo bueno, y en cambio, la deontología orienta al deber, el cual debe estar siempre en contacto con lo bueno”. Mientras que mi compañera Valeria me ha comentado muy decidida: “La ética son los principios que cada persona tiene para enfrentar cualquier problema controvertido y por otro lado, la deontología es adaptándose a los límites de cada profesión”.

Teresa Massieu.
Alumna del Doble Grado en Periodismo y Comunicación Audiovisual.