El fútbol como protagonista

Óliver Viera Navarro. Estudiante del Doble Grado en Comunicación Audiovisual y Periodismo.

Twitter: @OliverViera30 Instagram: @oliverviera3

FC Barcelona, Atlético de Madrid y Real Madrid, tres de los mejores equipos del mundo en un mismo día. Pude ser testigo como aficionado de ver estos partidos en menos de 24 horas, en una ciudad con el sentimiento futbolístico a flor de piel y la compañía inestimable de mi padre. Sí, estoy hablando de Madrid. Ciudad donde militan 4 equipos en Primera División y 3 en la categoría de plata del fútbol español. Mejor escenario, imposible.

Desde que supe que podría cumplir este sueño, en mi cara se podía dibujar una sonrisa de oreja a oreja. Era la oportunidad de mi vida y no podía dejar de pensar en ella.

Nada más llegar a Madrid un sábado a mediodía, pusimos rumbo al Coliseum Alfonso Pérez– estadio del Getafe-. Un trayecto que se hizo aún más mágico gracias al taxista, que era casi o tal vez más seguidor que nosotros del fútbol, un señor que parecía un cronista del Atlético de Madrid, abonado desde hace años. Esperaba con entusiasmo el partido de esa misma tarde, el derbi madrileño en el Wanda Metropolitano. Lo que él no sabía es que nosotros íbamos con el máximo rival del club colchonero, el Real Madrid.

Llegamos a nuestro destino: por primera vez pisaba Getafe. Tras dar un paseo y ver los alrededores del estadio, nos fuimos a comer al Foster´s hollywood -franquicia estadounidense- donde nos encanta la tarta ‘Muerte por chocolate’, el día lo requería. Llegamos al Coliseum Alfonso Pérez donde sentí -como si ya lo hubiera vivido- el mismo ambiente del Estadio Insular que tantas alegrías dio a la Unión Deportiva Las Palmas. Mi padre, en numerosas ocasiones, me ha contado la importancia y trascendencia del antiguo estadio amarillo. En ese escenario, Las Palmas tocó el cielo y vivió la mejor época de su historia.

El templo azulón se asemeja al mismo. Sin pistas de atletismo, el campo parece una olla a presión. En los primeros minutos, los azulones salieron a por todas y, gracias al empuje de la afición, pusieron en serias dificultades al FC Barcelona. Una vez superado el primer cuarto de hora, el Barca impuso su dominio en las dos áreas. Contundencia atrás y eficacia en ataque. En Getafe, los blaugranas consiguieron la primera victoria a domicilio de la temporada.

Sin pausa y sin descanso, tras terminar el encuentro, partimos hacia al Wanda Metropolitano -la joya de la corona de la visita-. Vanguardia arquitectónica. Desde su inauguración en 2017, se sitúa en la cúspide de los estadios actuales del mundo futbolístico. Los aledaños del estadio tienen un encanto peculiar. Se observan frases que representan la ideología del club: “Coraje y Corazón”, “Otra forma de entender la vida”. Y además, tenía especial curiosidad por ver las placas de jugadores que han superado la centena de partidos con el Atlético de Madrid. Entre ellas, estaban las ansiadas placas de Courtois y Griezmann con ratas de peluche solapadas en la parte superior.

En el interior del estadio, pude ver a Roberto Carlos y Emilio Butragueño. Estaban, a pie de campo, con la previa del derbi para Real Madrid TV.

El Wanda Metropolitano fue testigo, por segunda vez, del derbi más grande del fútbol español. Sin embargo, nadie pudo cantar un gol. Fue una partida de ajedrez en la que ninguno dio un paso en falso.

Se esperaba más de un duelo de semejante exigencia. Desde el pitido inicial, el Real Madrid llevó la voz cantante del partido pero la solidez defensiva de los rojiblancos imposibilitó la apertura del electrónico. Nada se pudo reprochar a un Madrid que no concedió ni un solo tiro a puerta al cuadro local y que vivió en campo rival.


Cristiano, ahora no

La fiesta tras la consecución de la decimotercera Champions League del Real Madrid se vio enturbiada por la amenaza de Cristiano Ronaldo con marcharse del equipo la próxima temporada.

Pitaba el colegiado Milorad Mazić el final del encuentro entre Real Madrid y Liverpool y el conjunto merengue lograba así la decimotercera Copa de Europa de su historia, la tercera consecutiva y la cuarta en cinco años. Estadísticas que serán inalcanzables hasta dentro de muchos años para cualquier equipo del viejo continente.

Sin duda, se trataba de un momento para disfrutar la gesta alcanzada y celebrarlo entre compañeros de equipo, pero alguien tenía otros planes. “Fue muy bonito estar en el Madrid”, decía Cristiano Ronaldo ante la prensa al terminar el encuentro, desatando la incertidumbre entre la afición blanca en lo que debía ser una fiesta.

Es difícil imaginar un momento peor para realizar una afirmación así ante los micrófonos. Hay quien apunta a sus ansias de protagonismo tras no aparecer en toda la final, una teoría que cobra fuerza al recordar el gol de penalti que anotó ante el Atlético de Madrid en la final de la Champions League de 2014, que celebró marcando músculo a pesar de estar ya el encuentro decidido.

En la celebración que se produjo en el Bernabéu entre jugadores y aficionados, la hinchada merengue dejó clara su postura: “Cristiano quédate”, cantó todo el estadio, animados por Lucas Vázquez. Por su parte, Ronaldo sofocó el incendio al coger el micrófono y afirmar: “Gracias y nos vemos el año que viene”.

Francisco Spínola Bautista, estudiante de doble grado en Periodismo y Comunicación Audiovisual de la UFPC.

Los millones no vencen a la experiencia

El Real Madrid vence al PSG y avanza hacia los cuartos de final a espera del sorteo. Un gol de Cristiano dejó sentenciado la eliminatoria.

El Madrid resucitó. O eso parece. El Madrid volvió a ganar en su competición fetiche a un mermado y triste PSG tras la lesión de su jugador estandarte, Neymar. Y eso que el equipo parisino mostraba interés y anunciaba terror y pánico en la previa al partido. Pero como en la ida, fue un desastre. El Madrid le ganó como quiso. Si bien no propuso un juego muy vistoso, sí que fue realmente efectivo. Un gol tempranero de Cristiano Ronaldo en la segunda parte dejó vista para sentencia la eliminatoria. A pesar del gol de Cavani por parte de los franceses, el Madrid supo controlar el partido y rematarlo en el minuto 80 con gol de Casemiro.

El partido deja muy tocado a Emery, en una aparente cuerda floja, al no haber avanzado en la principal competición europea, a pesar de su millonaria inversión en el verano pasado. Y es que la excusa de la experiencia para un verdadero equipazo, sabe a poco. En cambio el Madrid sigue esperanzado por salvar la temporada y espera con ansias el sorteo para conocer su próximo rival.

Jorge García Peña. Estudiante Doble Grado Periodismo y Comunicación Audiovisual.

#ufpc #periodismoycomunicacionaudiovisual #cristiano #madridpsg

El Madrid no juega, gana

Cuando el equipo de Zinedine Zidane parecía estar en su mejor época, dos Champions y una Liga. Tras obtener varios títulos durante la pretemporada, como la Súper Copa de Europa contra el Manchester United y una semana después la Súper Copa de España contra el Barcelona, todo apuntaba a que el equipo blanco iba a hacer otra temporada magnífica. Pero, al parecer la suerte no les acompaña este año.

De los veinticuatro partidos jugados en Liga tan sólo han ganado catorce, empatando seis y perdiendo en cuatro, teniendo un total de cuarenta y ocho puntos, situándose a catorce del Barcelona en la clasificación.

Aún así a los madridistas les queda la esperanza de ganar la decimotercera Champions este año y su equipo no les defraudó el pasado miércoles. La mayoría apostaba que los de Zidane caían contra el PSG, pero nuevamente el Real Madrid demostró que a pesar de no estar haciendo una temporada brillante, es un gran equipo. Para sorpresa de muchos, consiguieron meterle tres goles al equipo francés.

Xavi Hernández, ex jugador del Barcelona, dio con la clave «El Madrid no juega, gana. Es como si hubieran resucitado a los muertos» aseguró tras el incidente del 14 de febrero en el Santiago Bernabéu. Una declaración que hizo en una entrevista con la revista francesa So Foot. El centrocampista confesó que lo que vivió aquella noche el PSG, lo sufrió él también en el Barça, “te dices a ti mismo, estamos jugando mejor que ellos… pero si no lo ganas, si no lo empujas, son ellos los que te joden”.

Ahora falta el partido decisivo, que se jugará el próximo 6 de marzo en Parc des Princes. ¿Ganará el Real Madrid y se clasificará para la final? o ¿el equipo de Unai Emery le dará una vuelta al marcador?

#ufpc#PeriodismoYComunicaciónAudiovisual

Paula Morales Betancor

Un nuevo mundial de clubes de fútbol

La FIFA planea iniciar en 2021 una nueva competición entre los mejores clubes de fútbol del mundo, entre los que se incluirían, entre otros, Real Madrid, Bayern de Múnich o Manchester City.

Más de 20 grandes clubes de fútbol de todo el mundo, unos contra otros en un nuevo campeonato. Es el plan de la FIFA, el mayor organismo del fútbol internacional, para seguir revolucionando este deporte.

Los equipos clasificados para esta competición, que se decidirán en función de sus éxitos en sus respectivos continentes, se dividirán en ocho grupos, de tres equipos cada uno, enfrentándose posteriormente los líderes de cada grupo en un torneo eliminatorio.

Entre los equipos clasificados para disputar el torneo se encontrarían algunos como el Benfica portugués, el Boca Juniors argentino o el Auckland City neozelandés, entre otros.

Se trata de un torneo que debería sustituir a la actual Copa Confederaciones, teniendo las mismas características que ésta en cuanto a organización, es decir, tendría una duración de unos quince o veinte días y se disputaría cada cuatro veranos a partir de 2021, siendo el país anfitrión el mismo que el del Campeonato del Mundo siguiente.

Francisco Spínola Bautista, estudiante del doble grado de Periodismo y Comunicación Audiovisual de la Universidad