Ambición, credibilidad y vocación

Andrés Arencibia Almeida. Estudiante Doble Grado en Comunicación Audiovisual y Periodismo.

La ambición, credibilidad y la vocación es la madre naturaleza de un comunicador profesional. Como la tabla periódica, son elementos con comportamientos similares dentro del abanico periodístico más serio y riguroso. “Sin música la vida sería un error”, asentía Friedrich Nietzsche. Y, sin un ente con la fuerza de controlar los tres poderes mencionados, no se llegaría a alcanzar el virtuosismo de la palabra, de los valores que sustentan el buen periodismo.

La deontología profesional se ha definido de tal forma que genera una tendencia a pensar únicamente en principios o deberes morales. Un mundo lleno de interpretaciones según cada sujeto. Pocos, muy pocos, se llegan a acordar de la existencia de un código deontológico, verdad que no agradaría a Jeremy Bentham. Esa especie de manual es la Biblia de toda persona con aspiraciones a llamarse profesional. Más aún en el periodismo, donde miles y miles de usuarios recurren a los diarios como principales modelos de sabiduría informativa.

La importancia de la deontología periodística ya no solo se queda instaurada en la mente individual o marcada en el propio papel. También narra, implícitamente, las actitudes de la sociedad ante cuestiones como determinar qué es lo correcto y cuáles son los límites a trazar. De hecho, fue en 1860 cuando se plantea por primer vez la figura del periodista. El público necesitaba representantes capitales del proceso de información, un grupo de profesionales capaces de delimitar con certeza el correcto uso de las palabras. Es por esta época cuando el periodismo empieza a profesionalizarse, a mejorar sus herramientas gracias a una sociedad, por aquel entonces, suficientemente estricta.

El consciente desarrollo de la disciplina tratada propiciará una oleada de grandes versados. No obstante, es el generador de noticias quien tiene la última decisión. Aplicar o restar hierro a la deontología periodística prevalece y prevalecerá en la conducta y en el criterio de los responsables del cuarto poder.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s